Archive | January 2013

The Big Year 2013: Calor en las alturas

7 enero
Quedan 358 días

Tiempo soleado y en calma, pero pensando que voy a ir a Larra (en el Valle de Roncal), paraje situado en pleno Pirineo a más de 1.000 metros de altitud, decido abrigarme bien en previsión de que pueda hacer frío. En esta zona alta, donde en invierno a menudo hay nieve, lleva unos días algo más despejada gracias al tiempo estable y relativamente caluroso de las últimas semanas. Decido parar en el collado de Eraitz para comenzar mi paseo llevándome mi intuición a crestear hacia el oeste.
Al poco de arrancar mi paseo me fijo que un pequeño pájaro hace un corto vuelo ladera abajo y… ahí está, un gorrión alpino. Me siento en el borde para poder mirarlo con calma y enseguida descubro que hay algunos más, más o menos una decena, alimentándose en una zona libre de nieve.

¿Cuántos gorriones alpinos se ven en el dibujo?

Después de observarlos durante un buen rato continúo mi camino y no tardo en sentir calor… y es que no hay ni una pizca de viento, hecho muy raro aquí, y el sol va elevándose y ejerciendo su efecto sobre la temperatura. Finalmente no me queda más remedio que desacerme de cuanta ropa puedo hasta quedarme en camiseta; posteriormente me enteré que estuvimos a casi 20ºC, algo insólito en este lugar por estas fechas.

Un día impresionante revela unas vistas impresionantes.

El paseo, que finalmente desciende hacia cotas un poco más bajas, añade algunas especies más a mi lista del Big Year 2013:

69. Montifringilla nivalis
70. Pyrrhocorax graculus
71. Pyrrhocorax pyrrhocorax
72. Phoenicurus ochruros
73. Turdus viscivorus
74. Lophophanes cristatus

Aparte de éstas, sólo algún buitre leonado y algunos pocos bisbitas alpinos componen el global de pájaros vistos hoy. Eso si, como era de esperar me encuentro con un par de rebaños de rebecos que pastan aprovechando los claros en la nieve.

El día era tan agradable que casi no me sorprendió ver varias mariposas y esta genciana en flor, pero pensando un poco… ¡estamos en enero y a más de 1.000 metros de altitud! Se me antoja un hecho del todo excepcional. ¿Podría ser una Gentiana verna? Si hay algún experto por ahí agradecería que arroje luz sobre ello…

Volviendo ya a casa hago dos paradas sin éxito; en la Foz de Mintxate por si algún treparriscos hubiera decidido pasearse por allí (parece que no hoy) y subiendo a Ortzanzurieta para buscar al escribano nival, intento abortado porque aquí si que había algo de nieve que me detuvo a mitad de subida.

¡Jaaaarl! Un nevero obstruyendo la carretera. Segundo intento con el escribano nival fallido ¿A la tercera irá la vencida?

Esa tarde en Pamplona ciudad escucho, en pleno Casco Viejo, el canto de un chochín. Ante mi sorpresa empiezo a mirar… es una calle comercial llena de gente y… veo que un chico saca un movil de bolsillo y detiene el sonido al contestar. Lo curioso es que al día siguiente oí otro que sonaba como un jilguero y pocos días después otros que lo hacía como un azulón. ¿No hay ninguna modalidad en la que se pueda hacer una lista con aves-móvil?

Un chochín cantando en plena calle Chapitela se me antoja practicamente imposible…

Revelo aquí un secreto: creo que hacía 26 ó 27 años que no veía un gorrión alpino. Evidentemente se trata de una especie que hay que buscar ex-profeso, ya que habita en lugares muy exclusivos… y, la verdad, no había tenido yo ganas en estos últimos 26 años de volver a buscarlo (salvo algún intento puntual tímido). Pero hete aquí que tras todo este tiempo vuelvo a encontrarme con él.

The Big Year 2013: De vuelta a Orgi

6 enero
Quedan 359 días

Durante 13 años estuve trabajando en el Bosque de Orgi, un robledal de llanura en el Valle de Ultzama, unos 25 kilómetros al norte de Pamplona. Conozco muy bien este lugar y sabía que podía brindarme algunas especies nuevas para mi lista, así que junto con mi madre y mi hija nos acercamos a hacer un breve paseo. Día soleado y en calma, perfecto para buscar los pequeños habitantes alados del bosque ya que estos días agradables de invierno suelen estar especialmente activos.
Paseamos por los caminos donde ya hay algunos otros visitantes ajenos a la avifauna que nos rodea. Precísamente su presencia me hacen tomar conciencia de lo ruidosos que somos los humanos, pues tratando de detectar cualquier sonido emitido por los pájaros siento que las conversaciones, nunca estridentes, de estos visitantes, resultan demasiado molestas ya que tapan a los sonidos de las aves. Aún así ante nosotros van apareciendo mirlos, trepadores, agateadores, carboneros, herrerillos, zorzales, pinzones y otros muchos.

Presto especial atención en captar los sonidos del pico menor, una especie relativamente común en este lugar y no tan fácil de encontrar en otros, pero sin suerte. El único carpintero que se deja oír es un pico picapinos que tamborilea brevemente y luego emite su reclamo de contacto.
Finalmente logro añadir tres nuevas especies:

66. Regulus ignicapilla
67. Sitta europaea
68. Poecile palustris


Este pequeño pájaro, al carbonero palustre, pasa desapercibido muchas veces por sus colores apagados. A veces incluso cuesta encontrarlo, porque es una especie que nunca presenta densidades poblacionales altas, pero en esta ocasión apareció pronto y se dejó ver muy bien.

Mi hija se ha animado a retratarme en pleno Big Year. Aquí parece que dego: “¡¡Oh, golondrinas en invierno!!”. No se alarmen, aún no las he visto…

The Big Year 2013: Un breve paseo

5 enero
Quedan 360 días

Tengo un rato pequeño para darme un paseo con los binoculares cerca de casa. El paseo me lleva por Lezkairu, Mutilnova, El Sario y regreso. En Lezkairu me encuentro de nuevo con la cuadrilla de gorriones molineros (“pájaro del día” el día 1 de enero) que están pasando el invierno por esta zona. Solares en obras, zonas urbanizadas, el soto de la regata de El Sadar y jardines son los lugares donde veo cogujadas comunes, serines verdecillos, petirrojos europeos, mirlos comunes, carboneros comunes, herrerillos comunes, agateadores comunes, chochines, lavanderas blancas y algunos más. Ninguna novedad para la lista salvo… la especie número 65:

65. Dendrocopos major

Una hembra de pico picapinos se dejó ver a placer mientras buscaba invertebrados en la rama de un chopo. Una agradable visión en unas condiciones de luz perfectas.

The Big Year 2013: Un humedal cerca de casa

3 enero
Quedan 362 días

Durante 20 años me he dedicado a visitar un humedal situado a pocos kilómetros de mi casa, lugar que me ha brindado agradables paseos y observaciones muy interesantes y placenteras. Se trata de la conocida como Balsa de Zolina, aunque su nombre correcto es más bien Balsa de Ezkoriz. Esta balsa de origen artificial se ha vuelto muy popular entre los pajareros en los últimos años debido a su proximidad a Pamplona y a que suele acoger un buen conjunto de aves que crían en el lugar o se detienen durante sus viajes migratorios.
Era cuestión de tiempo visitar este paraje para poder incluírlo como destino en mi Big Year 2013, así que esta mañana me animé para echar un vistazo y añadir algunas especies a mis listas.

Tiempo agradable, estable, y un paseo tranquilo hasta una de las laderas desde las que se puede dominar la superficie de agua. La cosa está más tranquila de lo habitual, así que las especies sumadas resultaron finalmente menos de las esperadas… ¿Dónde estaban, por ejemplo, los zampullines que se han visto últimamente? Éstos volverán tarde o temprano, no es tan grave haberlos perdido en esta ocasión, pero las gaviotas canas que aparecieron hace unos días no se dejaron ver durante mi estancia… ¿Se habrán marchado ya? Pues no, luego me entero que otro observador las vió un rato después. Una pena pues ésta es una especie muy poco habitual por estos lares.

En los campos junto a la balsa me encuentro a tres grullas comunes alimentándose: dos adultos y un joven, es decir, mama, papa y el nene. En esta iPhonecaptura vemos a uno de los progenitores.
Este alcaudón real me saludó desde un arbustillo.

Pero al fin y al cabo aparecieron otras aves que se quedarán en la relación de especies observadas:

50. Motacilla cinerea
51. Emberiza calandra
52. Galerida cristata
53. Cettia cetti
54. Emberiza cirlus
55. Grus grus
56. Sylvia undata
57. Lanius meridionalis
58. Petronia petronia
59. Chroicocephalus ridibundus
60. Anas penelope
61. Anas strepera
62. Anas clypeata
63. Anas crecca
64. Larus michahellis

La lavandera cascadeña apareció alimentándose en cerca de un montón de estiercol situado cerca del pueblo y que habitualmente atrae a numerosos pajarillos. Esta especie siempre me gustó y no esperaba verla hoy, así que ha tenido el honor de ser el pájaro del día.

El creador de pájaros

La familia de pájaros carpinteros europeos al completo con algún que otro primo de otro continente.
Javier en su taller
Javier Murillo, ‘Matxas’ para los amigos, se retiró hace años a un pueblecito de la Valdorba para dedicarse a reproducir con sus manos aquello que sus ojos han percibido durante años. Su pasión son las aves y prueba de ello son las decenas de figuras de aves que pueblan su taller. A lo largo de más de dos décadas de trabajo ha ido desarrollando técnicas artesanales para lograr unas obras que poseen una indudable fidelidad a los modelos naturales y un gusto artístico y estético fuera de lo común.
Javier ha trabajado intensamente llenando de contenido espacios como centros de visitantes o de interpretación, exposiciones, museos,… y en menor medida creando piezas para particulares. Su principal motivo son las aves, pero igualmente se inspira en insectos, mamíferos, anfibios o reptiles, a los cuáles sitúa con maestría sobre soportes que se asemejan a lo que puede hallarse en su entorno natural.
Una amplia documentación resulta básica para el proceso creativo.
En una reciente visita a su espacio creativo nos estuvo explicando pacientemente su forma de trabajar. El primer paso consiste en documentarse convenientemente con textos descriptivos, fotografías y láminas para poder tener una idea lo más exacta posible del aspecto del animal: biometría, proporciones, posturas, coloración, textura… Un ojo entrenado es capaz de ver inmediatamente cuando uno de estos aspectos falla, por lo que esta parte es de suma importancia. Su propia experiencia de campo también constituye un bagaje fundamental para complementar todo este trabajo de investigación. El conjunto de técnicas que utiliza para crear es muy variado y difiere según el tamaño de la pieza y su complejidad; a menudo ha de recurrir a una combinación de técnicas para completarlas: moldes, resinas, cartón fallero, papel maché, escayolas, alambres, láminas metálicas, poliexpán, etc. Los acabados generalmente son hechos con pintura acrílica. También hace copias en bronce de algunas piezas pequeñas.
Después de conocer el proceso y todo el esfuerzo y dedicación que conlleva uno aprecia mucho más aún el valor de estas piezas. “Hay gente a las que estas piezas les parecen caras, pero no son conscientes del trabajo que hay detrás”, explica Javier.
Un molde para crear las patas de un pájaro carpintero.
Moldes y figuras antiguas conviven en las estanterías del almacén.
La crisis también ha afectado a su sector y el tiempo que la falta de encargos le deja está aprovechándolo para abordar una exposición dedicada a los pájaros carpinteros, un ambicioso proyecto que aborda biología, ecología y conservación de estas apasionantes aves. Muchas de las aves que protagonizarán la exposición ya están finalizadas y ya se intuye lo atractiva que ésta será. Actualmente está comenzando a crear decorados y otras partes clave para conformar todo el conjunto.
Podéis encontrar mucha más información y su contacto en su página web: www.replica-animal.com
Salamandra a tamaño real.
Magnífica figura de un macho de aguilucho cenizo en vuelo.
Javier Murillo is a wildlife artist and sculptor that live in a small village of the Valdorba Valley, in Navarre (North of Spain). He has been working during decades creating bird figures for Visitors Centers, Museums and several exhibitions. He uses a combination of different techniques to create his figures. He is currently working to put on an exhibition about the biology, ecology and conservation of the woodpeckers. If you are interested in contacting him or if you want more information check his website: www.replica-animal.com

 

El taller del artista.

The Big Year 2013: Primeras rarezas

2 enero
Quedan 363 días

No es que tenga mucho mérito, porque ya estaban bien localizadas y, como ya dije, estas ‘rarezas’ las estuve viéndo ya el día 31 de diciembre. No obstante lo suyo era ver a estos personajes que estos días pululan por Navarra de nuevo para poder sumarlas a varias de mis listas. Curiósamente, temprano por la mañana me llaman de Euskadi Irratia (para quien no lo sepa: la radio pública vasca) para que les hable del ampelis y el pardillo sizerín: por qué son tan raras, cómo es que han llegado hasta aquí, qué aspecto tienen, por qué han despertado tanta espectación… Resulta gratificante que las aves poco a poco vayan suscitando el interés del público general y que algunos medios estén haciendo una apuesta por hacerles un hueco.

Hoy entro sin problemas en la Ciudadela y me encuentro que ya hay otros birdwatchers en plena faena. Lo sorprendente es que se trata de gente venida desde ¡A Coruña! Vaya, no soy yo quien se haría semejante viaje por unos pajarillos, pero es admirable el entusiasmo de algunos aficionados a las aves. El pardillo sizerín acude fiel a su cita acompañado por 2-3 jilgueros lúganos y nos brinda excelentes oportunidades de observación. Al rato ya hay más prismáticos que pájaros en el lugar…

El famoso pardillo sizerín fotografiado mediante iphonescoping en plena racha de viento.

Uno de los presentes me pregunta si, al pertenecer yo del Comité de Rarezas, esta observación quedaría ya homologada. La respuesta es ‘no’, ya que para homologar una cita de una rareza es necesario el voto de, al menos, cinco de los miembros del comité, así que la documentación existente, que es una barbaridad (“Más fotografiado que el Messi”, como decía el otro día un viandante al vernos y explicarle qué narices estabamos haciendo), deberá remitirse para su estudio. Además yo, habiendo participado de la observación, deberé abstenerme y serán otros los que voten esta cita. 

He aquí unos cuantos admiradores del pardillo sizerín dejándose los ojos pero disfrutando.

En este ratito sumo dos nuevas especies a mis listas:

36. Anthus pratensis
37. Carduelis flammea

Convengo con mi amigo Dani que nos acercaremos a ver el ampelis de Bertiz, así que al rato ya estoy de camino, no sin antes pasar por el Valle de Ultzama donde hago un par de paraditas para añadir:

38. Corvus corone
39. Buteo buteo
40. Garrulus glandarius
41. Aythya ferina
42. Fulica atra
43. Saxicola rubicola
44. Picus viridis
45. Phylloscopus collybita

Curiosa imagen de los dos pitos reales que ví, posados en los postes de un vallado, me recordaron con su actitud a los carpinteros campestres que pude ver hace unos años en Argentina.

Después de recoger a Dani llegamos a Bertiz en un periquete. El premio no se hace esperar, pues nuestro, ya amigo, el ampelis, está dándose un banquete con bayas de aligustre junto a la entrada antigua del jardín botánico. El pájaro se deja ver a escasos metros y muestra confianza y tranquilidad ante la presencia de los observadores, a la que ya debe de estar más que acostumbrado.

Et voila! El ampelis europeo en plena merendola. Iphonescoping.

En estos momentos nos ponemos a reflexionar sobre estas ‘rarezas’ y pensamos que si éstas están aquí, cuántas no habrá por ahí… probablemente unas cuantas con quien nadie haya topado aún; así que esta temporada conviene tener los ojos bien abiertos.
Durante estos ratico añado:

46. Corvus corax
47. Bombycilla garrulus
48. Alcedo atthis

Vemos que Gorramendi comienza a despejarse, por lo que pensamos que es un buen momento para subir hasta este monte, donde estos días se está viendo un escribano nival. Así que con cierta prisa nos subimos al coche para aprovechar al máximo las últimas luces del día.
En Gorramendi unos cuantos buitres leonados dan cuenta de restos de carroñas, mientras que algunos cuervos que los acompañaban comienzan a juguetear con el viento que rompe en la ladera norte. Tras un rato buscando por la zona sin éxito nos dirigimos hasta la vecina Gorramakil, donde al parecer se ha visto al escribano en más ocasiones. Pasamos varios minutos de un lado para otro hasta que se nos echa la niebla encima y, ateridos de frío nos marchamos.

…es lo que dijo Dani después de entrar en el coche tras el paseito por Gorramakil.

En cualquier caso aquí sumé otra especie:

49. Anthus spinoletta

…pero falló nuestro principal objetivo y unos acentores alpinos que también se habían dejado ver estos días atrás. En fin, volveremos de nuevo con mejor tiempo, si es posible. Por la noche y ya tomándome algo en un bar un amigo me comenta que también se ha visto algún escribano nival en Ortzanzurieta, así que las oportunidades están ahi.

Es difícil elegir un ‘pájaro del día’ en una jornada en la que has visto dos rarezas, pero finalmente me he decantado por el ampelis europeo porque fue mi último ‘bimbo’ (al pardillo sizerín ya lo había visto en otras ocasiones) y hace unos años me dió esquinazo en unas circunstancias que ya contaré en otra ocasión.

The Big Year 2013: Estreno

1 enero
Quedan 364 días

Hoy a las 00:00 am comenzaba el periodo en el que se pueden registrar aves a contabilizar para The Big Year 2013. A esa hora yo, como muchos otros, estaba en una fiestecilla. Pero los posteriores devenires por las calles pamplonicas me permitieron sumar las dos primeras especies para este gran reto:

1. Turdus merula
2. Erithacus rubecula

Ambos detectados de oído y, no voy a decir en plenas facultades (por motivos celebracionales evidentes), pero si con las suficientes como para buscar en mi memoria a quienes correspondían los trinos aflautados graves del primero y los pic-pic-pic del segundo.

Ya descansado y a última hora de la mañana salgo de casa con mis binoculares con intención de darle el primer empujón a mis listas (y es que participo en varias modalidades). Encamino mis pasos hacia la Ciudadela de Pamplona con la firme intención de que no se me escape el ya famoso pardillo sizerín. Por el camino voy sumando algunas especies propias de la ciudad, a saber:

3. Passer domesticus
4. Pica pica
5. Sturnus unicolor
6. Parus major

…pero cuando llego a las puertas de la Ciudadela me quedo paralizado al ver que… ¡están cerradas! Claro, uno de enero, festivo.

Después me enteré de que no fui yo el único al que le pasó este contratiempo; alguno incluso había venido desde mucho más lejos (unos 400 kilómetros, diría yo). Busqué al mencionado pajarillo por los alrededores del fuerte sin éxito, así que decidí darme un paseo por el Parque de la Taconera y las murallas al norte del Casco Viejo. Aquí fueron viéndose…

7. Motacilla alba
8. Certhia brachydactyla
9. Sturnus vulgaris
10. Turdus philomelos
11. Coccothraustes coccothraustes
12. Aegithalos caudatus
13. Streptopelia decaocto
14. Cyanistes caeruleus
15. Fringilla coelebs
16. Turdus iliacus
17. Sylvia atricapilla
18. Carduelis spinus
19. Periparus ater
20. Corvus monedula
21. Anas platyrhynchos
22. Phalacrocorax carbo
23. Gyps fulvus
24. Milvus milvus
25. Troglodytes troglodytes
26. Falco tinnunculus

Llegado a este punto comenzó a llover copiosamente. Ello y la consabida hambre derivada de una noche regada con cerveza me llevan hasta un bar para refugiarme y reponer fuerzas.

Media hora después retomo mi camino regresando a mi casa por detrás de la catedral, San Bartolomé y el Parque de la Media Luna, lo que me permitió sumar más especies:

27. Regulus regulus
28. Carduelis carduelis
29. Ciconia ciconia
30. Ardea cinerea

Finalmente bordeando el Seminario y acercandome por Lezkairu descubro la sorpresa del día. Entre la nueva urbanización sobrevive un solar con vegetación espontanea donde se ha reunido un nutrido grupo de varios centenares de fringílidos, entre ellos algunos que no siempre es fácil encontrar en la ciudad, como el pinzón real y el gorrión molinero, de los cuáles había varias decenas de ejemplares. Así pues pude añadir…

31. Fringilla montifringilla
32. Serinus serinus
33. Passer montanus
34. Carduelis cannabina
35. Chloris chloris

Todo ello me llevó unas cuatro horas, pero de auténtico goce y anticipo de lo que será un año de pajareo y disfrute.

…porque fue una sorpresa inesperada encontrarlo a sólo 300 metros de mi casa y en unas cantidades considerables. Hay que tener en cuenta que esta especie, el gorrión molinero, está sufriendo un declive importante en nuestra región y cada vez resulta más difícil encontrarlo.