The Big Year 2013: Primeras rarezas

2 enero
Quedan 363 días

No es que tenga mucho mérito, porque ya estaban bien localizadas y, como ya dije, estas ‘rarezas’ las estuve viéndo ya el día 31 de diciembre. No obstante lo suyo era ver a estos personajes que estos días pululan por Navarra de nuevo para poder sumarlas a varias de mis listas. Curiósamente, temprano por la mañana me llaman de Euskadi Irratia (para quien no lo sepa: la radio pública vasca) para que les hable del ampelis y el pardillo sizerín: por qué son tan raras, cómo es que han llegado hasta aquí, qué aspecto tienen, por qué han despertado tanta espectación… Resulta gratificante que las aves poco a poco vayan suscitando el interés del público general y que algunos medios estén haciendo una apuesta por hacerles un hueco.

Hoy entro sin problemas en la Ciudadela y me encuentro que ya hay otros birdwatchers en plena faena. Lo sorprendente es que se trata de gente venida desde ¡A Coruña! Vaya, no soy yo quien se haría semejante viaje por unos pajarillos, pero es admirable el entusiasmo de algunos aficionados a las aves. El pardillo sizerín acude fiel a su cita acompañado por 2-3 jilgueros lúganos y nos brinda excelentes oportunidades de observación. Al rato ya hay más prismáticos que pájaros en el lugar…

El famoso pardillo sizerín fotografiado mediante iphonescoping en plena racha de viento.

Uno de los presentes me pregunta si, al pertenecer yo del Comité de Rarezas, esta observación quedaría ya homologada. La respuesta es ‘no’, ya que para homologar una cita de una rareza es necesario el voto de, al menos, cinco de los miembros del comité, así que la documentación existente, que es una barbaridad (“Más fotografiado que el Messi”, como decía el otro día un viandante al vernos y explicarle qué narices estabamos haciendo), deberá remitirse para su estudio. Además yo, habiendo participado de la observación, deberé abstenerme y serán otros los que voten esta cita. 

He aquí unos cuantos admiradores del pardillo sizerín dejándose los ojos pero disfrutando.

En este ratito sumo dos nuevas especies a mis listas:

36. Anthus pratensis
37. Carduelis flammea

Convengo con mi amigo Dani que nos acercaremos a ver el ampelis de Bertiz, así que al rato ya estoy de camino, no sin antes pasar por el Valle de Ultzama donde hago un par de paraditas para añadir:

38. Corvus corone
39. Buteo buteo
40. Garrulus glandarius
41. Aythya ferina
42. Fulica atra
43. Saxicola rubicola
44. Picus viridis
45. Phylloscopus collybita

Curiosa imagen de los dos pitos reales que ví, posados en los postes de un vallado, me recordaron con su actitud a los carpinteros campestres que pude ver hace unos años en Argentina.

Después de recoger a Dani llegamos a Bertiz en un periquete. El premio no se hace esperar, pues nuestro, ya amigo, el ampelis, está dándose un banquete con bayas de aligustre junto a la entrada antigua del jardín botánico. El pájaro se deja ver a escasos metros y muestra confianza y tranquilidad ante la presencia de los observadores, a la que ya debe de estar más que acostumbrado.

Et voila! El ampelis europeo en plena merendola. Iphonescoping.

En estos momentos nos ponemos a reflexionar sobre estas ‘rarezas’ y pensamos que si éstas están aquí, cuántas no habrá por ahí… probablemente unas cuantas con quien nadie haya topado aún; así que esta temporada conviene tener los ojos bien abiertos.
Durante estos ratico añado:

46. Corvus corax
47. Bombycilla garrulus
48. Alcedo atthis

Vemos que Gorramendi comienza a despejarse, por lo que pensamos que es un buen momento para subir hasta este monte, donde estos días se está viendo un escribano nival. Así que con cierta prisa nos subimos al coche para aprovechar al máximo las últimas luces del día.
En Gorramendi unos cuantos buitres leonados dan cuenta de restos de carroñas, mientras que algunos cuervos que los acompañaban comienzan a juguetear con el viento que rompe en la ladera norte. Tras un rato buscando por la zona sin éxito nos dirigimos hasta la vecina Gorramakil, donde al parecer se ha visto al escribano en más ocasiones. Pasamos varios minutos de un lado para otro hasta que se nos echa la niebla encima y, ateridos de frío nos marchamos.

…es lo que dijo Dani después de entrar en el coche tras el paseito por Gorramakil.

En cualquier caso aquí sumé otra especie:

49. Anthus spinoletta

…pero falló nuestro principal objetivo y unos acentores alpinos que también se habían dejado ver estos días atrás. En fin, volveremos de nuevo con mejor tiempo, si es posible. Por la noche y ya tomándome algo en un bar un amigo me comenta que también se ha visto algún escribano nival en Ortzanzurieta, así que las oportunidades están ahi.

Es difícil elegir un ‘pájaro del día’ en una jornada en la que has visto dos rarezas, pero finalmente me he decantado por el ampelis europeo porque fue mi último ‘bimbo’ (al pardillo sizerín ya lo había visto en otras ocasiones) y hace unos años me dió esquinazo en unas circunstancias que ya contaré en otra ocasión.

Advertisements

One response to “The Big Year 2013: Primeras rarezas”

  1. Alber says :

    Macho, yo estoy ciego…soy un paria, jamás pensé que dentro de la Ciudadela podría ver un bísbita común o que el pardillo sizerín es amigo de los lúganos…habré visto lúganos decenas de veces y siempre habré creído que eran verderones…que triste es todo esto y que envidia me das, jaja!!! Genial la historia y el comic!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: