Archive | April 2013

The Big Year 2013: A por el porrón…

7 febrero
Quedan 327 días

Aprovechando el temporal de viento, lluvia y nieve decido irma hacia el sur de Navarra por ver si doy con los porrones pardos que se han estado viendo estas últimas semanas. Se trata de una especie que aún no he podido sumar a mi lista y como es un pato que rara vez aparece por Navarra merece la pena aprovechar la ocasión, pero también con la esperanza de dar con alguna otra sorpresa.

Enfilo hacia el sur y hago primero una parada en los arrozales de Arguedas, donde estos días atrás ha habido buenas concentraciones de aves acuáticas. Sin embargo cuando llego me doy cuenta de que hoy no parece un buen día ya que no se ven las cigüeñas, grullas y avefrías de las que hablaban las noticias que yo tenía. No obstante hay grandes concentraciones de pinzones vulgares y reales, jilgueros y escribanos palustres. En un momento dado, cuando estaba viendo si entre un grupillo de escribanos palustres había alguna otra especie infiltrada siento cómo una sombra pasa veloz por el rabillo del ojo. Se trata de una hembra de gavilán que trata de atrapar alguno de estos paseriformes, aunque en este lance parece que no tuvo suerte.

148. Accipiter nisus

Ya en Pitillas voy recorriendo varias zonas y realizando paradas, pero la gran intensidad del viento no permiten una observación cómoda. A pesar de ello en poco tiempo logro localizar a un macho de porrón pardo, con lo que el objetivo de la visita queda logrado. Aparte de esto, destacar que en la zona había algunos tarros blancos, cientos de ansares comunes, un nutrido grupo de combatientes y hasta un primer invierno de gaviota cana.

149. Aythya nyroca
150. Philomachus pugnax
151. Circus cyaneus

Hay veces en las que encontrarte con algunos de los pájaros se deben a casualidades…

Aún tuve tiempo de parar en la balsa de Loza, donde casi 900 ansares comunes descansaban y se reabastecían. La tormenta continúa incidiendo con fuerza y por momento llegan más y más gansos en un bonito espectáculo… la balsa está pena de agua. Aquí añado…

152. Cygnus olor

El porrón pardo por cuanto que era la especie que buscaba hoy.

Advertisements

The Big Year 2013: Temporal en la costa

6 febrero
Quedan 328 días

¡Hoy si! Hoy anuncian temporal en la costa: vientos del noroeste de más de 100 km/h y olas de hasta 8 metros. Sin pensarlo mucho decido marcharme a Txingudi con la esperanza de que este tiempo haya arrastrado a algunas aves hasta la costa. Durante el viaje la nieve, la lluvia y el viento me acompañan zarandeando mi coche, así que preveo un buen día para mis intereses.

Serreta mediana fotografiada mientras el temporal no me lo ponía nada facil (iPhonescoping).

Según llego y entro por Irun ya se perciben los efectos del temporal, hay un buen número de gaviotas en zonas muy interiores del estuario, es un buen presagio. Hago mi primera parada en el puerto de Hondarribia, donde apenas puedo salir del coche por el fuerte viento. En un lugar protegido me pongo a mirar hacia la bahía y enseguida descubro una serreta mediana y un buen grupo mixto de gaviotas con cabecinegras, sombrías y un jóven de tridáctila.

138. Mergus serrator
139. Rissa tridactyla

Tratando de mantener mi posición a pesar del viento, la lluvia y el granizo.

Desde este lugar se adivina un mar salvaje con olas impresionantes y muy encrespadas, así que, siguiendo mi ruta habitual, sigo hacia el cabo Higer. El viento es considerable, demasiado fuerte como para colocar el telescopio. Mirando con binoculares adivino muchas aves marinas volando a ras de agua, con lo que me decido a buscar un parapeto que me permita hacer algo de observación. Hace décadas, cuando veníamos a hacer seabirdwatching a Higer, solíamos aprovechar las ruinas de la discoteca que había en este lugar para refugiarnos y la verdad es que era un lugar perfecto para realizar esta actividad, ya que tenía una larga terraza cubierta abierta al mar en la que se estaba a salvo de viento y lluvia. Estas ruinas desaparecieron, con lo que hoy en día la situación para esta actividad es bastante desfavorable cuando el tiempo es tan adverso. Finalmente me acomodo detrás de los restos de un murete que me protegen del viento y permiten observan una porción del mar. Desde aquí voy viendo numerosas aves marinas que luchan contra el viento o que se balancean entre ola y ola: alcatraces atlánticos, alcas, araos, gaviotas tridáctilas, gaviotas cabecinegras, gaviotas sombrías, algún que otro págalo grande, gaviota enana, pardela cenicienta y pardela balear. Pero sin duda la mayor sorpresa la constituyó un joven de gaviota de Sabine que pude observar durante breves instantes entre el oleaje.

140. Uria aalge
141. Calonectris diomedea
142. Hydrocoloeus minutus
143. Puffinus mauretanicus
144. Stercorarius skua
145. Xema sabini

Algunas de las especies observadas desde el cabo Higer: 1. gaviota cabecinegra, 2. gaviota enana, 3. gaviota de Sabine, 4. pardela cenicienta, 5. gaviota tridactyla, 6. pardela balear, 7. alcatraz atlántico, 8. cormorán moñudo (este iba en el otro sentido), 9. arao común, 10. alca común, 11. págalo grande.

Estuve aproximadamente en este lugar una hora, hasta que los chaparrones y granizadas comenzaron a ser más frecuentes y no dejaban espacio para la observación. Me marché entonces a Plaiaundi llegando en el momento que iba bajando la marea y las aves comenzaban a movilizarse en busca de los limos al descubierto. Destacar las grandes concentraciones de gaviotas, especialmente de gaviota cabecinegra, que supone varios cientos de aves, y también a la presencia de una ¡barnacla carinegra!. Voy prestando atención a todas ellas aunque no encuentro nada excepcional. Limícolas, colimbos y zampullines pueblan también esta zona, con lo que amenizan el rato.

146. Branta bernicla

Antes de marcharme aún miro brevemente en la laguna de San Lorentzo, con alguna sorpresa…

147. Platalea leucorodia

Pensándolo después me di cuenta de que la gaviota de Sabine llevaba quizás 20 años sin verla. La sorpresa por dar con ella y esta circunstancia que comento la hicieron merecedora de ser el “pájaro del día”.

The Big Year 2013: Alerta…

5 febrero
Quedan 329 días

Estaba yo tranquilamente comiendo en casa cuando suena el whatsapp del mi teléfono móvil con este mensaje…

El guasap pajarero

Normalmente no respondo mucho a estos casos de alerta, pero al ser una especie tan poco frecuente y estar tan cerca de casa (apenas 5 kilómetros) no pude dejar pasar la ocasión. Me hice con mi equipo, me metí en el coche y me fuí hasta Zolina (balsa de Eskoritz). Mientras preparo el telescopio veo llegar a más pajareros espoleados por el mismo mensaje.

Desde lo alto de la colina escudriño la balsa y enseguida detecto un gran grupo de ansares comunes en la orilla opuesta. Voy mirando ganso por ganso para detectar a los ansares caretos, pero no hay suerte, aunque el caso es que hay varios durmiendo y no se dejan ver bien. Teniendo en cuanta que están a casi un kilómetro de distancia es de agradecer que la luz es buena. Después de un cuarto de hora mirando y mirando detecto a los individuos en cuestión.

137. Anser albifrons

La foto está tomada con el movil a través del telescopio a una distancia de unos 1300 metros ¡bien por mi teles!

La balsa está además bastante animada, hay silbones europeos, cercetas comunes, ánades rabudos, ánades frisos, varios cientos de fochas, zampullines cuellinegros y las 2 gaviotas canas que llevan más de un mes en este lugar, entre otros. Una vez visto y fotografiados los caretos (que fueron la única especie que añadí a la lista en esta ocasión) puse rumbo a casa… había cosas que hacer.

Los ansares caretos fueron los únicos candidatos al “pájaro del día” y así se refleja.

The Big Year 2013: Algunos invernantes escasos

24 enero
Quedan 341 días

Lleva dos días haciendo un viento huracanado. Ayer me acerqué al delta y desde mi coche veía como los pájaros volaban para atrás, incapaces de lugar contra el fortísimo viento que imagino alcanzó rachas de más de 100 kilómetros por hora o casi. Tras una prueba en la que trato de sujetar mis binoculares frente a mis ojos desisto y me retiro.

Garcillas luchando contra el viento…

Pero hoy vuelvo a intentarlo. Parece que hace menos viento, aunque todavía sopla con fuerza. Las aves, garcetas, garcillas, fochas, patos… se refugian detrás de las motas de los arrozales, esperando con paciencia a que la situación mejore. Voy hasta el ‘tarabilla patch’, pero no la encuentro en dicho lugar. No ayudan el viento ni la presencia de un cazador con su perro. Decido darme un paseo por los campos por si alguna agachadiza chica (especie que nunca antes he visto) decidiera salir volando a mi paso, pero sólo lo hace su prima la agachadiza común. Eso si, el paseíto es premiado con un cráneo perfectamente limpio de lo que parece ser una garceta común y que con sumo cuidado recojo para añadir a mi colección en casa.

Decido marcharme a Riet Vell, que siempre da bonitas sorpresas. Además, la idea de poder estar a refugio del viento en un observatorio resulta más que atractiva. Y efectivamente, aquí añado un par de especies algo inesperadas, pues resultan ser aves invernantes muy escasas en la zona:

131. Himantopus himantopus
132. Upupa epops

Me quedo alucinado por la desbordante abundancia de calamón común, seguramente centenares de ellos. Aún recuerdo cuando en los 80 se hablaba de esta especie como un ave en peligro de extinción en este pais, y sin embargo ahora es muy común en determinadas zonas mediterráneas de la península. Algunos ejemplares se encontraban realmente cerca del observatorio, así que dedico unos minutos a tomar imágenes mediante el iPhonescoping, y hay que decir que no quedaron nada mal para estar hechas a pulso.

Calamón común en Riet Vell (iPhonescoping).

La siguiente parada es la Illa d’Buda, donde el fuerte viento me obliga a pajarear desde el coche. Bajo brevemente donde la torre de observación y me acerco a la playa para mirar hacia el mar. En poco tiempo añado tres nuevas especies que también suelen ser invernantes escasos ¡no está mal!

133. Ardeola ralloides
134. Sterna sandvicensis
135. Melanitta nigra

Para acabar vuelvo a la zona de Goleró, donde ya estuve hace dos días. En los arrozales se alimentan avefrías europeas, correlimos comunes, archibebes comunes y otros limícolas. En la zona exterior hay compactas balsas de fochas comunes (trato de discernir si hay alguna focha cornuda entre ellas, pero con el viento y el oleaje que hay resulta imposible) y un nutrido grupo de flamencos que tratan de resistir al viento formando una masa rosa y blanca. Los que están a sotavento bajan el cuello hasta casi tocar el agua con sus cabezas, mientras que los que les he tocado a barlovento hacen lo que pueden por no perder el equilibrio. Hay muchos ejemplares jóvenes en este grupo que se entremezclan con los adultos en una proporción de casi el 50%. Cuando ya pensaba que el tema se acababa llega la sorpresa del fin de jornada, una pagaza piquirroja.

136. Hydroprogne caspia

La pagaza piquirroja me dió la sorpresa de aparecer en el último momento de mi jornada y siempre fue un ave que me gustó.

The Big Year 2013: Tranquilidad absoluta

22 enero
Quedan 343 días

Hace un día luminoso y en calma y… estoy en el Delta del Ebro. Conozco bastante bien el delta, pues son ya muchos años viniendo a pajarear, pero creo que casi nunca (o quizás nunca) vine en invierno, así que esta oportunidad me despierta la curiosidad sobre las aves que podré encontrar. Lo que si sé es que reciéntemente se ha visto una tarabilla siberiana por la zona, así que decido poner rumbo al lugar donde ha sido avistada esperando poder encontrarla. Soy consciente de que en los días siguientes se anuncian fuertes vientos y ello podría hacer que este pájaro decidiera abandonar el lugar, así que he de aprovechar las buenas condiciones que hay hoy para intentar verlo.

Por el camino múltiples aves van cruzándose con mi mirada, están en los arrozales o vuelan sobre la carretera. Incluso así logro sumar alguna especie a mi lista:

117. Vanellus vanellus
118. Egretta alba

Antes de llegar al lugar donde se ha visto la tarabilla hago una breve parada en el mirador de la Tancada, donde es fácil su,ar algunas especies más:

119. Phoenicopterus roseus
120. Netta rufina
121. Podiceps cristatus

Los flamencos forman un grupo bastante compacto y se encuentran reunidos en la orilla más cercana a la carretera, por lo que su cercanía me permite una visión excepcional de sus rosados plumajes, más intensos que nunca en esta época del año.

En este dibujo del ambiente vivido en el ‘tarabilla patch’ se han representado unas cuantas de las especies que estaban presentes… pero una se ha colado: os invito a que me hagáis comentarios indicando cuál es…

Poco después llego al ‘tarabilla patch’ y salgo del coche bien atento. Hay varios paseriformes por la zona: bisbitas pratenses, escribanos palustres, lavanderas blancas, cistícolas buitrones y… tarabillas, pero las que voy viendo no son la siberiana. Después de un ratito mirando diversos pájaros por fin pongo mi atención sobre una tarabilla que evidentemente es muy diferente a las demás: manchas blancas del cuello muy evidentes y que alcanzan la nuca, pecho anaranjado con la parte baja y vientre blancos puros y un obispillo marcadamente blanco. Vuela de un lado para otro posándose nerviosa en carrizos o ramitas de la zona. La fotografío mediante iPhonescoping a pulso y después de unos 20 minutos ya la pierdo de vista, con lo que decido marcharme.

122. Emberiza schoeniclus
123. Saxicola maurus variegatus
124. Luscinia svecica

Continué la jornada recorriendo la barra del Trabucador y caminando por la playa hasta el observatorio de la Península de los Alfacs. La calma es absoluta y me entrego a un pajareo relajado que me llena de paz. Curiosamente y en consonancia con mis sensaciones alguien ha escrito en el observatorio: “En lugares como este uno se encuentra a si mismo”… y es que parece que no he sido el primero en sentirme así aquí. Paso un buen rato mirando hacia las salinas, hacia la playa, hacia el mar… Escruto con atención los flamencos que quedan a la vista, hace pocos días han visto por aquí un flamenco enano, pero mis repetidos barridos de telescopio no dan resultado, salvo que descubro unos bandos de avocetas impresionantes, de varios centenares de ejemplares, seguramente los mayores que he visto jamás. Además sumo especies emblemáticas de la zona, como son la gaviota picofina y la gaviota de Audouin.

Paseando por la Punta de la Banya en buena compañía (¿Quién me dice lo que son?).

125. Chroicocephalus genei
126. Calidris alba
127. Larus audouinii

Mi amigo Ricard me llama diciéndome que está camino del delta y que podemos vernos un rato, así que me dirijo al punto de encuentro, el Goleró, donde nos dedicamos a pajarear durante un rato… y de paso a hablar de asuntos varios. El agua está alta y deja lejos a los limícolas, pero vamos descubriendo algunas aves interesantes gracias a los telescopios. Alguna especie más va quedando anotada en mi cuaderno:

128. Plegadis falcinellus
129. Chlydonias hybridus
130. Porphyrio porphyrio

No cabe duda que el pájaro de hoy es la tarabilla siberiana. Debo hacer aquí alguna aclaración: Cuando realicé la observación envié una de las fotos a Ricard para agradecerle sus indicaciones. La foto ha trascendido en los medios sociales y agúdamente alguien indicó que quizás el ave de la foto no era la tarabilla siberiana. Mirando con detalle dicha foto veo que, efectivamente, el pájaro de la imagen presenta una cola/obispillo que parece no corresponderse con Saxicola maurus variegatus (ni siquiera con otras subespecies de S. maurus). Estoy bien seguro de que vi a la tarabilla siberiana en cuestión, pero esto se explica con que no fotografié al pájaro correcto, sino a otro de los varios que estaban cerca del pájaro buscado (¡y encontrado!). Mis disculpas desde aquí si me precipité en mandar la foto sin hacer las comprobaciones oportunas, pero es que incluso después de más de 30 años observando aves hay momentos en los que puedes cometer este tipo de errores. Afortunadamente vi muy bien a la siberiana antes de tomar las fotos y tomé una serie de notas inequívocas que apoyarán mi descripción para el CR.

The Big Year 2013: Txingudi again

19 enero
Quedan 346 días

Hoy se trataba de un pajareo relajado acompañado por mi compañero del cole (si, del cole de cuando eramos pequeños) Antonio. Pasamos por el puerto de Hondarribia, donde vemos un alca común joven a poca distancia. Subimos al cabo Higer, donde se ve algún cormorán moñudo. Y reproduciendo los esquemas estratégicos de otros días, nos acercamos también hasta Plaiaundi, donde nos dimos un buen paseo en pos de las aves.

Discreto y posado en unas ramas encontramos a un martinete común que nos mira con curiosidad. Ya por el exterior del parque vemos numerosos cormoranes, gaviotas, limícolas… incluyendo una bandada de unas doscientas aves (correlimos comunes, chorlitejos grandes y chorlitos grises) volando de un lado para otro con esa espectacularidad que es habitual en los bandos de estas aves. Cambian de color claro-oscuro-claro-oscuro conforme nos muestran vientre-dorso-vientre-dorso alternativamente formando una nube que finalmente se interna hacia las lagunas para ir a descansar.

Zarapito real en Itzaberri (iPhonescoping).

112. Nycticorax nycticorax

iPhonescoping con poca luz: el martinete.

De vuelta a Donosti nos damos una vuelta por el Paseo Nuevo y el Paseo de Salamanca por ver si encontramos con algún correlimos oscuro, pero no hay suerte. Hay múltiples vuelvepiedras donde debían estar los correlimos, pero ni rastro de lo que buscamos. Medito sobre lo escaso que era el vuelvepiedras años atrás, era difícil ver alguno en nuestra costa, y sin embargo ahora, todos los inviernos, es un ave frecuente y fácil de ver. ¿Qué ha ocurrido? ¿Han mejorado sus poblaciones? ¿Ha colonizado nuevas áreas de invernada? Tendría que buscar información sobre esto…

En el rio Urumea, en frente del Hotel María Cristina, hay un buen grupo de gaviotas reidoras, cabecinegras, sombrías y patiamarillas, además de los mencionados vuelvepiedras, andarríos chicos (nuevo para la lista) y algunas lavanderas blancas. También allí, pero mirando en dirección contraria, hay un buen grupo de gente mirando a esto…

Los astros del Barça se echaban una siestecilla mientras nosotros disfrutabamos del pajareo urbano.

…ignorantes de lo entretenido que estaba el río (y ellos esperando y esperando ya que las estrellas culés debían estar echándose una siestecilla en su habitación).

113. Actitis hypoleucos

Mientras estamos esperando que la ciclogénesis explosiva llegue al lugar, pero parece ser que se reservará para la noche, como finalmente ocurrió.

El martinete común no suele ser un pájaro fácil de ver si no es en sus colonias de cría, por lo que constituyó una agradable sorpresa este día.

The Big Year 2013: Sumando desde el coche

21 enero
Quedan 344 días

Hoy toca viajar en coche, pero ello no es óbice para no pajarear. De hecho en los viajes en coche se ven muchas aves, así que se presentaba como una buena oportunidad para sumar alguna que otra especie. Y esto fue lo que apunté como nuevas especies en mi lista:

114. Circus aeruginosus
115. Columba palumbus
116. Ptyonoprogne rupestris

Por supuesto que pude ver muchas más especies: buitre leonado, milano real, busardo ratonero, urraca, cogujada común, grajilla, cigüeña blanca, garza real, etc, pero éstas ya estaban en las listas, así que no las detallo aquí.

Elijo al avión roquero porque me cae simpático.