Archive | May 2014

The Big Year 2013: Buscando nocturnas

17 diciembre

Quedan 16 días

Se acerca el final. He superado las 300 especies, lo cuál me da tranquilidad por haber alcanzado mi objetivo, pero… aún hay varias especies “fáciles” que no he detectado, y me causa una sensación de incomodidad el no añadirlas por el simple hecho de la pereza. Al fin y al cabo quedan pocos días y después volverá la tranquilidad…

Algunas de las que faltan son nocturnas (veas capítulo “Por el lejano oeste”) y esto es debido a que soy un ser eminentemente diurno y salir de noche al campo me cuesta un mundo. Pero hoy hago un esfuerzo a ver si encuentro al cárabo y a la lechuza que se me escaparon en Asturias.

Me dirijo a un lugar bien conocido como el Bosque de Orgi, a media hora de Pamplona. Aparco en un rincón tranquilo y me dispongo a escuchar mientras miro a un antiguo molino donde alguna vez he visto lechuza. La lechuza no se deja ver (ni oír), pero en pocos minutos percibo como una cuadrilla de cárabos comienzan a cantar a coro no muy lejos de mi.

306. Strix aluco

BigYear144

Coro de cárabos

Espero durante un rato más, e incluso hago algunas paradas más por ver si doy con la lechuza, pero no hay suerte. Vuelvo no muy tarde a mi casa para descansar y pensar en cómo dar con la Tyto

Strix si, Tyto no

Strix si, Tyto no

Queda claro que el pájaro del día es el cárabo ¿Llegará a serlo algún día la lechuza? Quedan muy pocos días…

BigYear146

 

The Big Year 2013: Rarezas y rugby

6 diciembre

Quedan 25 días

Ayer por la tarde saltó otra alarma: collalba desértica en las dunas de Muskiz, una rareza de bastante entidad. El problema es que este lugar está a unas dos horas de mi casa, bastante apartado, en los confines de Bizkaia. Pero como dirían los antiguos escritores de la era romántica de la novela de aventuras: la Providencia  proveyó en mi favor, porque da la casualidad de que mi hijo estará jugando al rugby en Gallarta, ¡el pueblo de al lado! Así que además de disfrutar de esta rareza y sumar una nueva especie voy a cumplir con mis “obligaciones” como padre (nunca me gustó mucho esta expresión).

BigYear141Madrugo para poder acudir primero a por la collalba; no conozco el lugar y prefiero ir con tiempo por si tengo que buscar el camino. No cuesta mucho y llego bastante bien, y cuando aparco veo que hay multitud de personas con binoculares, telescopios y teleobjetivos. Muchos son colegas bien conocidos y me informan de que el pájaro aún anda por ahí y cómo encontrarlo… “Donde veas la gente con prismáticos”, así de fácil. Resulta chocante ver tantos observadores que han acudido, no sólo de Bizkaia, sino de Cantabria, Asturies, Gipuzkoa, Navarra (como yo), e incluso de más lejos. Ayuda que es sábado y mucha gente no trabaja hoy. Pero hace no tantos años, sin móviles ni internet, la información fluía mucho más lenta; para cuando sabías de una rareza habían pasado ya varios días, si no semanas o meses. Recuerdo estar sólo observando la primera gaviota rosada que se vió en la Península Ibérica y que dos días antes había sido localizada por David Calleja. Esto es absolutamente impensable hoy en día.

Cruzo el puente peatonal que da acceso a la playa y las dunas y enseguida veo a unos cuantos observadores a mi derecha. Me acerco y amablemente me indican la posición de la collalba, a unas cuantas decenas de metros de ellos. La miro, tomo unas cuantas fotos testimoniales mediante iPhonescoping y me marcho. Si, lo confieso, llegar, ver, marcarla con la cruz, y marcharme, esa actitud tantas veces criticada. Sabéis que no es la forma de pajarear que a mi más me gusta, pero esta vez se imponen otros quehaceres, debo ver un partido.

305. Oenanthe deserti

En mi breve camino de vuelta al coche voy mirando que otras aves hay por el lugar: gaviotas patiamarillas, gaviotas sombrías, cormorán moñudo, garcetas comunes… ¡ah! y gorriones, con la curiosidad de que veo un macho con bastantes plumas blancas en las alas y cola. Creo que nadie se fijó en él, pero era cuanto menos curioso.

BigYear142

Puedo entonces ir a ver el rugby de mi hijo con tranquilidad.

BigYear143

The Big Year 2013: Ahora sí, y cerca de casa.

5 diciembre

Quedan 26 días

Ayer no logré dar con el acentor alpino en Gorramendi, así que a mi regreso a casa empecé a consultar citas de esta especie en Navarra por ver cuándo y dónde se veía con más frecuencia, y descubro que algunos de ellos suelen invernar muy cerca de mi casa, en la Sierra de Tajonar. Así que he decidido marcharme al lugar y ver si tengo suerte.

Aparco en un pueblecito del valle y comienzo con una ascensión, primero por el interior de un bosque de hayas, luego una repoblación de pinos y finalmente, cerca de la cima, unos campos salpicados de arbustos y arbolitos. Me acompañan carboneros comunes, carboneros garrapinos, chochines, petirrojos, pitos reales, agateadores europeos, pinzones vulgares y muchos más. Conforme salgo a campo abierto, una vez arriba, un grupo de buitres leonados se arremolina sobre mi cabeza pasando a veces muy cerca y mirándome curiosos. Quizás a cualquier otro paseante le entraría el ‘mal rollo’ por sentirse intimidados por semejantes aves tan imponentes y con mala fama, pero a cualquier pajarero le puede la curiosidad y admiración y nos quedamos embobados disfrutando de su magnífico vuelo. Algún que otro milano real les acompaña y también aprovecha para ficharme.

La ascensión no es muy larga, pero...

La ascensión no es muy larga, pero…

Por fin llego a la punta del monte donde están las ruinas de un antiguo fuerte, y sobre ellas veo que hay algún pájaro posado. Alzando los binoculares enseguida me percato de que es el pájaros que busco: acentor alpino.

304. Prunella collaris

Los acentores parecen defender las ruinas del Castillo de Irulegi, esperan vigilantes.

Los acentores parecen defender las ruinas del Castillo de Irulegi, esperan vigilantes.

Y no sólo hay uno, sino que veo hasta cuatro. Y es justo en el lugar en que había leído que solía vérseles durante los inviernos, así que debe de ser un rincón de su gusto para pasar los meses fríos. Debido a la proximidad a mi casa (muy pocos kilómetros) la excursión es breve y para media mañana ya estoy de vuelta con el fin de seguir trabajando en mi despacho.

BigYear140