Archive | January 2015

Big Year 2014

NAVARRA: 255 ESPECIES EN 8 MESES

Después de un año dedicado a realizar el Big Year a nivel estatal (2013) volver a dedicar tamaño esfuerzo y recursos a repetir dicho reto se me antojaba agotador. Así pues para 2014 decidí centrar mis energías en el Big Year provincial, en Navarra en mi caso. Reducir el ámbito territorial implica ventajas en cuanto a tiempo invertido y kilómetros recorridos, pero además en cierto modo me iba a “obligar” a conocer mejor las aves de mi entorno (distribución, movimientos, fenología, costumbres…) y a descubrir nuevos espacios y rincones para pajarear. Así lo he hecho aunque finalmente también he ido anotando la lista estatal, que como es comprensible, ha sido más reducida que la del año anterior.

BigYear2014_01 2

La experiencia se antojaba muy interesante y atractiva, una experiencia para ir completando poco a poco y con calma, hasta que me entero que hay otros participantes en liza por obtener la lista más numerosa en Navarra. La irrupción de Haritz “El Campero Inquieto” Sarasa, haciendo honor a su apodo, Ricardo Rodríguez, dejando constancia fotográfica de cada ave, y José Ardaiz, que al principio iba como quien no quiere la cosa, ha supuesto añadir un punto de tensión competitiva dominada siempre por el buenrollismo, ya que en ningún momento hemos dejado de comunicarnos entre nosotros la aparición de aves de interés y sus localizaciones. Esto, que puede parecer un sinsentido, es sin embargo un aliciente aún mayor, ya que quien consigue vencer en condiciones en las que hay una comunicación de datos permanente, tiene si cabe un mérito mucho mayor.

También habría que indicar que mi año se ha reducido a unos 8 meses, pues juntando ausencias por cuestiones profesionales durante casi 4 meses estuve fuera de Navarra. Este hecho ha influido de forma importante en el resultado final, ya que en esas ausencias se vieron algunas especies que finalmente no sumé.

No obstante seguramente el aspecto más motivante ha sido el disfrute buscando y viendo pájaros y todo lo aprendido durante las numerosas jornadas de campo.

Vamos a realizar un breve repaso sobre algunas de las aves protagonistas…

Especies que fallaron

Tan importante como las especies que conseguí ver son las especies que no logré detectar y su por qué:

Perdiz pardilla

Se observó alguna en Larra en otoño, pero a pesar de visitar la zona pocos días después de la observación no di con ellas.

Lagópodo alpino

No sé si alguien consiguió verlo en Navarra este año, pero es una especie residente, si bien muy escasa y en lugares poco accesibles. Yo hice unos tímidos intentos… sin éxito.

Porrón bastardo

Se vio uno en plena primavera, a mi me pilló viajando.

Pato mandarín

A fin de año aparecen tres aves en el río Arga en pleno casco urbano. La especie y el lugar apuntan más a un escape (quizás del parque de La Taconera o de Burlada) que a otra cosa. No me hubiera quedado tranquilo contando a esta especie y preferí no ir a verla.

Morito

Otro del que sólo hay una o dos citas este año, si mal no recuerdo en Las Cañas.

Buitre negro

Hubo algunas citas este año, seguramente de los ejemplares procedentes de las reintroducciones en Catalunya. No obstante, si son ejemplares procedentes de sueltas o hacking no deberían contar para la lista; habría que comprobar que no portan anilla o marca procedente de dichas campañas. En cualquier caso no vi ni uno a pesar de la atención que presté.

Águila perdicera

Especie complicada en Navarra y que he visto en muy pocas ocasiones, pero no este año.

Aguilucho papialbo

Alguna cita de paso postnupcial que me pilló de viaje fuera de Navarra.

Busardo moro (¿?)

Se vio uno que respondía a las características de este ave en Las Cañas. Se está esperando confirmación… hay fotos. Yo me enteré con bastante retraso.

Calamón común

Se ha visto alguno en primavera en Las Cañas, si mal no recuerdo. Yo lo he buscado allí y en otros humedales navarros, pero no hubo resultados positivos.

Polluela pintoja

Bicho muy complicado que no logré ver… otros si.

Chocha perdiz

Nunca la he encontrado en Navarra; no es nada fácil y eso que hice varios intentos.

Agachadiza chica

Mi némesis, nunca he visto una ni en Navarra ni en ningún lado. Por ahora es un pájaro imposible para mi. Este año hubo varios intentos y otros observadores lograron verla ¿Caerá pronto?

Ostrero euroasiático

Se vió uno en Zolina un solo día por un solo observador. No fui yo…

Gaviota cáspica

Una se vió en El Culebrete este otoño, y a pesar de hacer un intento pocos días después de haberla visto no di con ella.

Gavión atlántico

Se vió uno en Lindus, una de las pocas citas para Navarra ¿La única quizás? Pasó volando, así que sin estar en el lugar adecuado en el momento preciso la cosa resulta más que difícil.

Págalo rabero

Uno apareció débil y fue recogido por el guarderío; acabó muriendo.

Pagaza piconegra

Se vió una en Figarol, al parecer flor de un día. Yo ni me enteré hasta mucho después.

Charrancito

Otro como el anterior, pero en este caso en Pitillas.

Fumarel aliblanco

Me enteré de una cita en Las Cañas en mayo a toro pasado, por lo que fue imposible ni siquiera intentar en ‘twitch’.

Vencejo pálido

Algunos se vieron, e incluso yo pude ver alguno en Lindus que parecía tal especie, pero sin poder confirmarlo.

Buscarla pintoja

Se vio alguna en paso, pero yo confié en poder encontrarla en algún argomal del norte de la región; al final no pude dedicarle el debido tiempo y salvo un solitario intento sin éxito no pude buscarla más.

Zarcero bereber

Parece que alguno se vió en el sur de Navarra, pero como alguna de las citas fue puesta en duda finalmente no tuve ánimo ni para probar suerte.

Gorrión alpino

Se ven algunos los últimos días del año en un lugar de difícil acceso. La falta de tiempo me impidió hacer un intento serio, pero aún así lo probé observando con telescopio desde la distancia, sin suerte.

Escribano nival

Otro que parece no haber venido esta vez ha sido este pájaro norteño, a pesar de numerosos intentos por parte de varios observadores. Creo que nadie lo ha visto este año.

Como puede apreciarse no son pocas las especies que dejé de ver. De hecho, en Navarra se vieron al menos 278 especies durante todo el año 2014.

‘Bimbos’ navarros

Más agradable es hablar de especies que si logré hallar, y sobre todo si son especies que entran por primera vez en mi lista para Navarra:

BigYear2014_Oxyuraleucocephala

Malvasía cabeciblanca

Una hembra se vio en Las Cañas y no dejé de ir a verla. Existen muy pocas citas de este pato en Navarra.

Águila imperial ibérica

Probablemente la segunda cita para Navarra. Un inmaduro apareció por El Culebrete y estuvo en el lugar durante algunas semanas.

Búho campestre

Este otoño ha sido muy bueno para esta especie a nivel peninsular y europeo; se ha visto en numerosos lugares de la Ribera y Zona Media y yo di con ella en Sesma.

BigYear2014_Caprimulgusruficollis

Chotacabras cuellirrojo

Aunque parezca mentira nunca antes había visto ni oído esta ave en Navarra, a pesar de saber perfectamente dónde debía buscarla. Pereza.

Correlimos de Temminck

Esta ha sido una de mis némesis hasta este año. Finalmente aparecieron un par de ejemplares que estuvieron varias semanas en Arguedas y pude verlos en varias ocasiones.

Gaviota argéntea

Primeras citas para Navarra en el vertedero de El Culebrete. Es una especie que seguramente ha aparecido anteriormente en Navarra, pero lo complicado de su separación de otras especies similares probablemente haya hecho que pase desapercibida.

BigYear2014_Laruspipixcan

Gaviota de Franklin

Primera cita de esta especie en Navarra y una de las pocas citas que hay en el interior peninsular. Un primer invierno que ha estado muchas semanas en El Culebrete.

Cotorra de Kramer

Una apareció por la Balsa de Loza y se vió en dos ocasiones, yo la segunda.

Carraca europea

Nunca antes la había visto en Navarra. Éste fue un año especialmente bueno para esta especie en Navarra, y se vio en varios lugares. Normalmente es un reproductor irregular. Yo di con ella en Sesma y además fue la primera de toda la serie que se vieron posteriormente.

BigYear2014_Cecropisdaurica

Golondrina daúrica

Aunque es un pájaro que suele verse en paso en pequeñas cifras yo no había dado con él nunca en Navarra. Ha habido algunas citas esporádicas de cría y este año lo ha hecho en un lugar de la Zona Media.

Carricerín real

Esta cita fue un absoluto golpe de suerte, pues rastreando el cañaveral de la Balsa de Loza con el telescopio un día de primavera tuve la suerte de ver este pájaro, muy escaso en Navarra.

Mosquitero bilistado

Este año hemos tenido un influx en toda Europa Occidental y en Navarra también se ha notado con varias aves observadas. Pude ver al menos dos, quizás tres, en Barañain.

‘Bimbos’ absolutos

Y no sólo hubo bimbos navarros, sino que algunos fueron bimbos absolutos, es decir, especies que nunca antes había observado. Si los anteriores fueron agradables éstos ya fueron lo más.

Urogallo

Si, es cierto, nunca antes había visto yo un urogallo. Esta vez fue de pura chiripa, un precioso macho. Por motivos evidentes no revelo el lugar. Fue en julio.

BigYear2014_Vanellusgregarius

Avefría sociable

Primera cita para Navarra; un juvenil de esta especie estuvo asociada a un grupo de avefrías europeas durante varios días en Arguedas. Un video en este enlace.

Mochuelo boreal

Si hay un bicho difícil es éste, pero en una noche de invierno en Larra conseguí oírlo. Conseguí grabar su sonido; puedes escucharlo en este enlace.

Carricerín cejudo

Después de cinco intentos di con él en La Mueda, que es donde todo el mundo lo ha visto este año. Primero logré oír su reclamo y luego me dejó echarle un breve vistazo.

BigYear2014_Laniusnubicus

Alcaudón núbico

La tercera cita para España de esta especie cayó en Navarra, concretamente en Mélida. Decenas de observadores se acercaron a verlo y yo fui uno más. Puedes ver un video que grabé en este enlace.

Leiotrix piquirrojo o ruiseñor del Japón

Esta especie exótica tiene instalada una pequeña población cerca de Etxalar. Ver algunos ejemplares supuso dos intentos.

No hay que olvidar otras especies interesantes, que no fueron bimbo para mi, pero que no son fáciles de detectar en Navarra, como ansar campestre, ansar careto, tarro canelo, porrón acollarado, serreta mediana, gaviota de Audouin y pardillo alpino, entre otros.

Así y todo, mi lista ha ascendido a las 255 especies, una de las más elevadas para una provincia de interior. José (262 sp.) y Haritz (260 sp.) quedaron por delante, mientras que Ricardo a un ritmo más relajado quedó en cuarto lugar.

Para el 2015 apuesto por hacer una lista en mi ‘local patch’, que presumo será mucho más relajada que el reto del año pasado.


La lista completa de especies es la siguiente:

Cygnus olor

Anser fabalis

Anser albifrons

Anser anser

Branta canadensis

Tadorna ferruginea

Tadorna tadorna

Anas penelope

Anas strepera

Anas crecca

Anas platyrhynchos

Anas acuta

Anas querquedula

Anas clypeata

Netta Rufina

Aythya ferina

Aythya collaris

Aythya nyroca

Aythya fuligula

Mergus serrator

Oxyura leucocephala

Tetrao urogallus

Alectoris rufa

Coturnix coturnix

Phasianus colchicus

Tachybaptus ruficollis

Podiceps cristatus

Podiceps nigricollis

Phalacrocorax carbo

Botaurus stellaris

Nycticorax nycticorax

Ardeola ralloides

Bubulcus ibis

Egretta garzetta

Egretta alba

Ardea cinérea

Ardea purpurea

Ciconia nigra

Ciconia ciconia

Platalea leucorodia

Pernis apivorus

Milvus migrans

Milvus milvus

Gypaetus barbatus

Neophron percnopterus

Gyps fulvus

Circaetus gallicus

Circus aeruginosus

Circus cyaneus

Circus pygargus

Accipiter gentilis

Accipiter nisus

Buteo buteo

Aquila adalberti

Aquila chrysaetos

Aquila pennata

Pandion haliaetus

Falco naumanni

Falco tinnunculus

Falco columbarius

Falco subbuteo

Falco peregrinus

Rallus aquaticus

Gallinula chloropus

Fulica atra

Grus grus

Tetrax tetrax

Otis tarda

Himantopus himantopus

Recurvirostra avosetta

Burhinus oedicnemus

Charadrius dubius

Charadrius hiaticula

Charadrius morinellus

Pluvialis apricaria

Pluvialis squatarola

Vanellus gregarius

Vanellus vanellus

Calidris canutus

Calidris alba

Calidris minuta

Calidris temminckii

Calidris ferruginea

Calidris alpina

Philomachus pugnax

Gallinago gallinago

Limosa limosa

Numenius phaeopus

Numenius arquata

Actitis hypoleucos

Tringa ochropus

Tringa erythropus

Tringa nebularia

Tringa glareola

Tringa totanus

Arenaria interpres

Chroicocephalus ridibundus

Larus melanocephalus

Larus pipixcan

Larus audouinii

Larus canus

Larus fuscus

Larus argentatus

Larus michahellis

Hydrocoloeus minutus

Chlydonias hybrida

Chlydonias niger

Pterocles orientalis

Pterocles alchata

Columba livia

Columba oenas

Columba palumbus

Streptopelia decaocto

Streptopelia turtur

Psittacula krameri

Clamator glandarius

Cuculus canorus

Tyto alba

Otus scops

Bubo bubo

Athene noctua

Strix aluco

Asio otus

Asio flammeus

Aegolius funereus

Caprimulgus europaeus

Caprimulgus ruficollis

Apus apus

Apus melba

Alcedo atthis

Merops apiaster

Coracias garrulus

Upupa epops

Jynx torquilla

Picus viridis

Dryocopus martius

Dendrocopos major

Dendrocopos medius

Dendrocopos minor

Dendrocopos leucotos

Chersophilus duponti

Melanocorypha calandra

Calandrella brachydactyla

Calandrella rufescens

Galerida cristata

Galerida theklae

Lullula arbórea

Alauda arvensis

Riparia riparia

Ptyonoprogne rupestris

Hirundo rustica

Cecropis daurica

Delichon urbicum

Anthus campestris

Anthus trivialis

Anthus pratensis

Anthus spinoletta

Motacilla flava

Motacilla cinerea

Motacilla alba

Cinclus cinclus

Troglodytes troglodytes

Prunella modularis

Prunella collaris

Erithacus rubecula

Luscinia megarhynchos

Luscinia svecica

Phoenicurus ochruros

Phoenicurus phoenicurus

Saxicola rubetra

Saxicola rubicola

Oenanthe oenanthe

Oenanthe hispanica

Oenanthe leucura

Monticola saxatilis

Monticola solitarius

Turdus torquatus

Turdus merula

Turdus pilaris

Turdus philomelos

Turdus iliacus

Turdus viscivorus

Cettia cetti

Cisticola juncidis

Acrocephalus melanopogon

Acrocephalus paludícola

Acrocephalus schoenobaenus

Acrocephalus scirpaceus

Acrocephalus arundinaceus

Hippolais polyglotta

Sylvia undata

Sylvia conspicillata

Sylvia cantillans

Sylvia melanocephala

Sylvia hortensis

Sylvia communis

Sylvia borin

Sylvia atricapilla

Phylloscopus inornatus

Phylloscopus bonelli

Phylloscopus collybita

Phylloscopus ibericus

Phylloscopus trochilus

Regulus regulus

Regulus ignicapilla

Muscicapa striata

Ficedula hypoleuca

Panurus biarmicus

Leiothrix lutea

Aegithalos caudatus

Poecile palustris

Lophophanes cristatus

Periparus ater

Cyanistes caeruleus

Parus major

Sitta europea

Tichodroma muraria

Certhia familiaris

Certhia brachydactyla

Remiz pendulinus

Oriolus oriolus

Lanius collurio

Lanius meridionalis

Lanius senator

Lanius nubicus

Garrulus glandarius

Pica pica

Pyrrhocorax graculus

Pyrrhocorax pyrrhocorax

Corvus monedula

Corvus corone

Corvus corax

Sturnus unicolor

Sturnus vulgaris

Passer domesticus

Passer montanus

Petronia petronia

Fringilla coelebs

Fringilla montifringilla

Serinus serinus

Chloris chloris

Carduelis citrinella

Carduelis carduelis

Carduelis spinus

Carduelis cannabina

Carduelis flammea

Loxia curvirostra

Pyrrhula pyrrhula

Coccothraustes coccothraustes

Emberiza citrinella

Emberiza cirlus

Emberiza cia

Emberiza hortulana

Emberiza schoeniclus

Emberiza calandra


BIG YEAR 2014 – Categoría A1

Aunque no he realizado un esfuerzo especial para la lista nacional (312 sp. En 2013), si he ido anotando todo lo observado en mis cortos viajes por Euskadi, Catalunya, Cáceres, León y Galiza. La lista final ha quedado en 297 sp. Son sólo 15 menos que el año pasado, pero teniendo en cuenta que apenas realicé esfuerzo en buscar más allá la cosa creo que no está nada mal.


No quería dejar de agradecer a mucha gente que me ha ayudado en esta labor, a saber: Ainhoa Larzabal, David Arranz, Haritz Sarasa, Javier Sola, José Ardaiz, Jesús Mari Lekuona, Ricardo Rodríguez y otras personas que probablemente olvide ahora mismo.

Advertisements

Una semana en Islandia

Desde mis comienzos en el pajareo siempre me llamó la atención el hecho de que por nuestras latitudes recibíamos en época migratoria o en invierno una serie de especies de aves que crían en el lejano norte, en tierras heladas, más allá del alcance de mi imaginación. Veía aparecer a estas especies de forma escasa y sin mucha previsión, pues muchas de ellas tienen su área de distribución tan al norte que en invierno apenas algunas aparecen por nuestras costas. Entre estas aves están los colimbos, falaropos, fulmares, gansos y muchos otros que, cuando caían por nuestros lares, constituyen todo un acontecimiento entre los aficionados a las aves. Unas cuantas de estas especies incluso no abandonan nunca estas tierras, por lo que verlas en tierras sureñas resulta absolutamente improbable.

Los documentales y reportajes fotográficos me hacían entrever cómo podrían ser estas tierras septentrionales, llenas de todas estas aves en plena ebullición reproductora, la tundra, los grandes acantilados y mares embravecidos, los días sin fin. Por estos motivos Islandia siempre fue uno de mis destinos soñados y por fin en junio de 2012 pude llevar a cabo este deseo. Me integré en un grupo de la empresa holandesa Birdingbreaks que visitaba varias regiones del oeste y norte islandés con el fin de observar aves a lo largo de una semana. El resultado fue excelente, teniendo en cuenta que dimos con todas las especies que deseábamos ver y que pudimos disfrutar de unos parajes tranquilos, paisajísticamente impresionantes y ornitológicamente hablando absolutamente evocadores. No voy a negar que en cierto modo también me llevé alguna pequeña decepción, pues frente a la sensación previa que tenía de una isla casi totalmente salvaje y poco intervenida me encontré con un medio bien domesticado por el ser humano en buena parte del territorio, aunque eso sí, manteniendo la esencia del entorno natural en una buena parte. De hecho, la naturaleza es aquí tan vasta que aún logra desbordar a la capacidad humana de colonizarla y aún existen extensiones gigantescas de tierras casi intactas. Aún así BirdLife Iceland denuncia las amenazas que sufren las aves isleñas y su entorno, siendo la transformación del territorio por la agricultura y ganadería, las plantaciones forestales y la construcción de infraestructuras sus principales causas.

2012-06-12 19.19.31

Islandia ofrece unos paisajes espectaculares que invitan a la contemplación y a pensar en cómo era nuestro mundo antes de que a los humanos nos diera por profanarlo.

2012-06-12 12.43.01

El paisaje geológico es sin duda una de las particularidades de la isla y su origen volcánico queda de manifiesto en los numerosos campos de lava y conos que pueden verse por doquier. El hecho de que sean tierras tan nuevas (geológicamente hablando) y esté situada tan próxima al círculo polar ártico hace que las condiciones para la vida sean muy extremas, por lo que la vegetación es escasa y de poca altura (líquenes, herbáceas, sauces rastreros…). No obstante recibe la influencia de las corrientes cálidas, especialmente en las regiones occidentales de la isla, por lo que en invierno las temperaturas son más suaves de lo que cabría esperar por su latitud. Esto ha permitido que se instauren algunas plantaciones de árboles, especialmente abetos, en algunos lugares, y por intervención humana.

DSCN1060

Numerosos líquenes con formas fantásticas cubren las áreas más desnudas de la isla, aquellas donde la lava ha salido a la superficie. No me pidáis especie ni género porque de esto no entiendo.

Snæfellness

Se trata de una gran península que se interna en el mar en la parte más occidental de la isla. En este lugar se encuentran las mayores cotas del occidente de la isla, coronadas por el volcán Snæfellsjökul (1.446 msnm). Durante dos días recorrimos la costa norte y parte de la sur, así como algunos tramos de su montañoso interior. Teniendo en cuenta que eran nuestras primeras jornadas en Islandia la adición de especies a nuestra lista fue importante y rápida. A destacar enclaves como el cabo Öndvertarðnes, en Ólafsvik, con acantilados que albergan colonias de arao común (Uria aalge), arao de Brünnich (Uria lomvia), alca común (Alca torda), frailecillo atlántico (Fratercula arctica), fulmar boreal (Fulmarus glacialis), gaviota tridáctila (Rissa tridactyla) y cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis), entre otros, fácilmente accesibles sin ocasionar molestias a estas aves. El escribano nival (Plectrophenax nivalis) también está presente en esta área. Sorprendidos nos quedamos con la aparición de una gran orca (Orcinus orca) macho, que pasó nadando a unos 200 metros de la costa. Otro lugar interesante fueron las lagunas interiores de Rif en las que había una considerable actividad alada: falaropos picofinos (Phalaropus lobatus) a muy escasos metros de los observadores, patos havelda (Clangula hyemalis), una nutrida colonia de charranes árticos (Sterna paradisaea) y diversas especies de gaviotas, entre muchos otros. En la bahía de Kolgrafafjörður vimos un grupo de entre 8-10 delfines de hocico blanco (Lagenorhynchus albirostris) muy activos, mostrándonos sus lomos en numerosas ocasiones e incluso dando saltos fuera del agua.

2012-06-12 15.55.08

Las colonias de aves marinas son frecuentes en las costas acantiladas. Estuvimos realizando observación en estos fantásticos lugares en los que resulta fácil que se te escape el tiempo sin apenas darte cuenta.

2012-06-12 15.53.10

Un detalle de una de las colonias con gaviotas tridáctilas, araos comunes y araos de Brünnich.

2012-06-12 16.08.40

Una especie común y confiada es el fulmar boreal, que también cría en los abundantes acantilados.

2012-06-12 15.52.38

El arao de Brünnich viene a ser una de las especies más buscadas por los pajareros por ser una especie que se ve muy poco en nuestra área.

2012-06-12 13.32.39-1

Detalle de una colonia de charrán ártico.

2012-06-12 12.47.38-2

Los charranes árticos son muy celosos de sus áreas de cría y en cuanto hay algún intruso enseguida comienzan a tratar de ahuyentarlo realizando vuelos rasantes, lanzando picotazos y gritando como energúmenos.

2012-06-12 17.30.04-2

En las pequeñas charcas suelen estar nadando los falaropos picofinos comiendo frenéticamente mosquitos sobre la superficie del agua. En la foto un macho.

2012-06-12 17.29.50-1

Hembra de falaropo picofino, con un plumaje mucho más llamativo que el del macho.

2012-06-12 18.28.19

También visitamos la zona sur, que presenta grandes extensiones de marismas costeras. Altas montañas con pronunciados acantilados las enmarcan y fue allí donde vimos nuestro primer pigargo europeo (Haliaetus albicilla), especie que sólo puede encontrarse en esta zona de la isla. La presencia de numerosas agachadizas comunes (Gallinago gallinago) en las praderas adyacentes volando y “cayendo” sobre nosotros con su alucinante ‘vvvvrrbvvvrrbvvvrrb’ provocado por el despliegue de sus plumas caudales externas fue para mí otro de los momentos mágicos del lugar. Por el camino encontramos a una pareja de patos arlequines (Histrionicus histrionicus), una de las “especialidades” de Islandia y a un simpático zorro ártico (Alopex lagopus) que está siendo acosado por zarapitos trinadores (Numenius phaeopus), agujas colinegras (Limosa limosa) y archibebes comunes (Tringa totanus) que son vecinos del lugar y que tratan de echarlo para evitar perder a sus descendientes.

2012-06-13 11.42.18

2012-06-13 11.53.42-2

El pato arlequín es una de las estrellas de la isla, por ser una especie exclusiva de este lugar. Prefiere las corrientes de agua más bien rápidas.

2012-06-12 11.20.17

Este archibebe común y otras especies de limícolas crían en las praderas que se encuentran por toda la zona periférica de la isla.

2012-06-13 11.32.27-2

El zorro ártico, algo tímido, trata de alimentarse con los huevos y pollos de los limícolas y otras aves. Éste estaba vigilando a unos archibebes comunes y unas agujas colilleras que no dejaban de denunciar su presencia con gritos de alarma constantes.

Una tarde estuvo dedicada a un boat trip desde la localidad de Stykkishólmur, un pequeño puerto pesquero en la costa norte. Recorrimos durante más de dos horas un periplo que nos llevó a visitar varias de las islas del fiordo Breiðafjörður. En varias de estas islas existen colonias de aves marinas, destacando las que visitamos con cormoranes moñudos (Phalacrocorax aristotelis), que ya tenían pollos medianamente crecidos, y las de frailecillos atlánticos (Fratercula arctica), que volaban de un lado a otro en actividad frenética. Vemos también aquí más pigargos europeos (Haliaetus albicilla), que anidan en alguna de las islas. En esta salida también hubo sorpresa, pues un rorcual aliblanco (Balaenoptera acutorostrata) hizo su aparición y nos acompañó durante unos minutos. La visita fue totalmente inesperada ya que normalmente estos cetáceos no suelen internarse tanto en los fiordos.

2012-06-13 15.34.21

Grupo de fulmares boreales alimentándose del detritus que salía por un colector en un puerto pesquero.

2012-06-13 15.37.30-2

El eider común es también un ave común por toda la costa de la isla.

DSCN1027

Llamativos farallones de basalto en una de las múltiples islas que salpican los fiordos.

IMG_7938

Los frailecillos atlánticos son uno de los símbolos del país. Algunos grupos vuelan aquí y allá mientras hacemos la visita en barco.

IMG_7956

IMG_7804

Nido de cormorán moñudo con pollo. Las paredes de roca blancas de excrementos depositados a lo largo de décadas y décadas de actividad reproductora en este lugar.

IMG_7859

El rorcual aliblanco que vimos dentro del fiordo, un lugar raro para encontrarlo tal y como nos explicaron los tripulantes de nuestro barco.

DSCN1036

Estas aguas son increíblemente ricas en alimento y para demostrarlo desde el barco se lanzó una red que extrajo una gran cantidad de bivalvos, estrellas de mar y erizos.

IMG_7982

Un fulmar nos acompaña por estribor.

IMG_8016

Pigargos europeos en su nido en uno de los islotes del fiordo.

Estuvimos alojados en el hotel Edda de Laugar, situado en un remoto vallecito al norte de la zona. Su privilegiado entorno alberga una rica avifauna destacando varias parejas reproductoras de chorlito dorado (Pluvialis apricaria) y varias parejas de lagópodo alpino (Lagopus muta) que incluso se pasean por los jardines del hotel.

IMG_8075

Macho de lagópodo alpino de la subespecie islandorum, bastante confiado.

IMG_8119

La hembra no andaba muy lejos, descansando sobre una piedra.

IMG_8196

Cerca del hotel una agachada hace vuelos nupciales sobre una ciénaga. Sus rectrices externas producen el característico sonido vibrante.

Lago Myvatn

Este lago es posiblemente uno de los destinos ornitológicos más conocidos de Islandia y, de hecho, coincidimos allí con otros pajareros extranjeros que estaban visitando la zona. Un sustrato volcánico reciente (fruto de una erupción hace 6.000 años y otra hace sólo 300) enmarca esta laguna de 37 km² de extensión. En el entorno numerosas charcas y torrentes que discurren entre rocas con llamativas formaciones y en las que habitan patos arlequines (Histrionicus histrionicus), patos havelda (Clangula hyemalis), serretas grandes (Mergus merganser) e incluso el porrón islándico (Bucephala islandica), otra de las ‘especialidades´ de Islandia. En el lago se ven anátidas por doquier, que además de las tres últimas especies mencionadas incluyen también porrón moñudo (Aythya fuligula), porrón bastardo (Aythya marila), serreta mediana (Mergus serrator) y negrón común (Melanitta nigra), además de otras aves como colimbo chico (Gavia stellata) o Falaropo picofino (Phalaropus lobatus). Éste resulta también un buen lugar para buscar al mítico halcón gerifalte (Falco rusticolus), del cual vimos varios ejemplares, uno de ellos cazando. En los campos de lava de Dimmuborgir encontramos una hembra que se dejó ver durante largos minutos posada a unos 60 metros de nosotros.

IMG_8300

Pareja de patos havelda, una de las especies más bonitas que hay en este lugar.

IMG_8305

IMG_8312

IMG_8265

Otra especie que no hay que perderse en este viaje es el porrón islándico, casi exclusivo de Islandia. No vimos muchos, pero si se dejaron ver muy bien.

IMG_8271

IMG_8326

El zampullín cuellirrojo, con su espectacular librea nupcial, es otra especie presente en este lago en buenos números.

IMG_8329

Serretas medianas en Myvatn.

IMG_8362

El colimbo chico es otra especie que puede verse con facilidad.

IMG_8334

Momento en el que nos sobrevuelan un ave que andábamos buscando con ahínco: ¡un halcón gerifalte!

IMG_8368

Campos de lava cercanos a Myvatn, donde encontramos a nuestro buscado halcón.

DSCN1092

Aunque la foto no es gran cosa (está hecha a través del telescopio de forma manual) aquí apreciamos la magnífica hembra de halcón gerifalte que se dejó ver tranquilamente.

También visitamos el bosquecillo de Höfdi poblado por abedules, serbales y abetos de escaso porte (un máximo de 10 metros de altura) en el cuál pudimos observar a la subespecie islandesa de chochín europeo (Troglodytes troglodytes islandica), notablemente mayor y más grisáceo que la continental. Curiosamente esta ave prefiere moverse por las copas de los árboles para buscar alimento y lanzar su canto (un poco más fino y agudo que el del continental) en vez de por el sotobosque y las zonas más bajas, por lo que al principio nos costó un poco dar con él.

Husavik

Es un pequeño puerto pesquero al noreste del país situado en la orilla oriental de la amplia bahía de Skjálfandi. Desde aquí se hacen numerosas excursiones para el avistamiento de ballenas. Hay varias empresas en el pueblo que se dedican a este menester que es una de las mayores fuentes de ingresos del lugar. El día 16 de junio abordamos el pequeño buque Sílvia, de la empresa Gentle Giants, que nos llevó hasta el otro extremo de la ensenada, lugar especialmente bueno para el avistamiento de cetáceos debido a la gran profundidad y a la presencia de los acantilados que caen en picado descargando además el agua de varias cascadas en la orilla. Después de una navegación de algo más de media hora en la que nos rodean fulmares boreales (Fulmarus glacialis) y abundantes frailecillos atlánticos (Fratercula arctica), además de algún que otro págalo grande (Stercorarius skua), llegamos a unas 2 millas de la costa acantilada e inmediatamente localizamos un soplido vertical de varios metros de altura. Poco después otro más y se confirma la identidad del leviatán… una ballena azul o rorcual boreal (Balaenoptera musculus), el ser vivo más grande que jamás haya existido sobre la faz de nuestro planeta. Por si ello no fuera suficiente aún vimos otros dos ejemplares, alguno de los cuales emergió a solo 30 metros de nuestra embarcación para deleite de todos los presentes. Esta proximidad nos permitió oír perfectamente el resoplido al lanzar su chorro de agua y a percibir el color gris azulado de su lomo y su pequeña aleta dorsal que son su mejor rasgo diagnóstico para identificarlas. Por lo que nos cuenta la guía esta especie sólo puede hallarse en estas aguas en mayo y junio, a las cuáles acude a alimentarse, acto que realizaban estos ejemplares cuando los vimos. Posteriormente nadan a mares del sur para sus quehaceres reproductivos. Normalmente las especies más frecuentes en este lugar son el rorcual aliblanco (Balaenoptera acutorostrata), la ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) y el delfín de hocico blanco (Lagenorhynchus albirostris), mientras que la ballena azul solo suele ser avistada en un 5% de las excursiones, por lo que podemos considerar que tuvimos bastante suerte. La jornada terminó visitando las cercanas marismas de Lón en donde pudimos ver bastantes ansares piquicortos (Anser brachyrhynchus), patos havelda (Clangula hyemalis), charranes árticos (Sterna paradisaea) y algunos limícolas como el omnipresente archibebe común (Tringa totanus), el ostrero euroasiático (Haematopus ostralegus), el chorlitejo grande (Charadrius hiaticula), la aguja colinegra (Limosa limosa), el correlimos común (Calidris alpina) y algún que otro correlimos oscuro (Calidris marítima) y correlimos tridáctilo (Calidris alba).

DSCN1114

A bordo del Sylvia al iniciar la excursión en busca de cetáceos.

DSCN1115

El amplio fiordo de Húsavik es la meca para observar cetáceos en Islandia. Con muy buen día nos aventuramos en busca de estos magníficos animales.

IMG_7714

Una gaviota sombría que nos acompañó durante algún momento.

2012-06-16 12.54.05-2

Lo primero que vimos fueron algunos soplidos a lo lejos… ¡ballenas azules! El corazón encogido de la emoción.

2012-06-16 12.54.09-1

Aquí se aprecia perfectamente el por qué este gigante se apellida “azul”.

2012-06-16 13.20.12-1

La mínima aleta dorsal es característica de esta especie.

No quería terminar sin mencionar algunas especies no nombradas aún que resultan características en Islandia, tales como los cisnes cantores (Cygnus cygnus), algunos ya con pollos, los ansares comunes (Anser anser), los págalos parásitos (Stercorarius parasiticus), que aparecen en un rango muy amplio de hábitats, o los paseriformes, que son escasos tanto en número como en especies, siendo los más abundantes el bisbita pratense (Anthus pratensis) y el zorzal alirrojo (Turdus iliacus), seguido probablemente por la lavandera blanca (Motacilla alba) y el pardillo norteño (Carduelis flammea). En total se completó una lista de 70 especies de aves (se ofrece completa a continuación), cosa que a primera vista parece un tanto exigua, pero que para este país está bastante bien.

2012-06-16 09.58.30

Dos colimbos grandes en plumaje nupcial en un lago del interior.

Hay que decir también que muchas de las aves se muestran bastante confiadas ante la presencia humana, lo que permite acercamientos considerables, si bien lo correcto es dejar que san ellas las que se aproximen al observador, cosa que ocurre con frecuencia, para no alterar su comportamiento. Los islandeses son muy celosos de sus aves, sobre todo en época reproductora, y resulta frecuente encontrar zonas restringidas al paso o lugareños que velan por las aves de su comarca vigilando de cerca a los pajareros.

DSCN1136

Este rudimentario cartel, seguramente preparado e instalado por los vecinos de la zona, nos advierte de la conveniencia de no acceder a una zona sensible en época de cría.

Resultó muy revelador muchas de las especies invernantes en el centro y sur de Europa en plena época reproductora, con sus libreas nupciales, muchas de ellas espléndidamente coloridas, y comportándose de forma totalmente diferente a como estaba acostumbrado a verlas. Estas aves afrontan a finales de verano un viaje de miles de kilómetros que incluye atravesar grandes extensiones de agua sobre el mar, con apenas posibilidades para detenerse y descansar; ser consciente de dicha dificultad gracias a este viaje me hace maravillarme aún más con estos seres. En el avión de regreso hago en apenas 3 horas un vuelo que cruza durante un buen rato una superficie de mar aparentemente inacabable; estos pajarillos tardan sólo unos días en realizar, pero un gran esfuerzo que suele costearse con la vida de muchos ellos. Conocer y percibir de esta forma este hecho no hace sino fomentar mi respeto y admiración por ellos.

Recomendación bibliográfica: Icelandic Bird Guide, de Jóhann Óli Hilmarsson. Publicado por Mál Og Menning. Es una guía fotográfica de todas las especies de aves de Islandia, con muy buena información sobre estatus, fenología y distribución. Un buen complemento para la guía de identificación. En inglés.