Archive | Bosque de Orgi RSS for this section

The Big Year 2013: Buscando nocturnas

17 diciembre

Quedan 16 días

Se acerca el final. He superado las 300 especies, lo cuál me da tranquilidad por haber alcanzado mi objetivo, pero… aún hay varias especies “fáciles” que no he detectado, y me causa una sensación de incomodidad el no añadirlas por el simple hecho de la pereza. Al fin y al cabo quedan pocos días y después volverá la tranquilidad…

Algunas de las que faltan son nocturnas (veas capítulo “Por el lejano oeste”) y esto es debido a que soy un ser eminentemente diurno y salir de noche al campo me cuesta un mundo. Pero hoy hago un esfuerzo a ver si encuentro al cárabo y a la lechuza que se me escaparon en Asturias.

Me dirijo a un lugar bien conocido como el Bosque de Orgi, a media hora de Pamplona. Aparco en un rincón tranquilo y me dispongo a escuchar mientras miro a un antiguo molino donde alguna vez he visto lechuza. La lechuza no se deja ver (ni oír), pero en pocos minutos percibo como una cuadrilla de cárabos comienzan a cantar a coro no muy lejos de mi.

306. Strix aluco

BigYear144

Coro de cárabos

Espero durante un rato más, e incluso hago algunas paradas más por ver si doy con la lechuza, pero no hay suerte. Vuelvo no muy tarde a mi casa para descansar y pensar en cómo dar con la Tyto

Strix si, Tyto no

Strix si, Tyto no

Queda claro que el pájaro del día es el cárabo ¿Llegará a serlo algún día la lechuza? Quedan muy pocos días…

BigYear146

 

Advertisements

The Big Year 2013: curso y listas

23 marzo
Quedan 283 días

Llevo mucho tiempo sin pajarear ni añadir especies a mis listas. Circunstancias ajenas a mi voluntad me han impedido seguir adelante y mi tarea con las aves se resiente. Pero hoy no me quedaba más remedio que salir, ya que me había comprometido a impartir una clase práctica de cantos de aves en el Bosque de Orgi. Y con ella yo tenía la esperanza de poder retomar mi labor sumadora que tan abandonada estaba últimamente.

Un grupo de más de 20 personas nos juntamos para recorrer tranquilamente los caminos del bosque, pero ya desde el principio, en el aparcamiento, donde nos reunimos, ya puedo echarme al saco a otro pajarito que hasta ahora se había escabullido, el acentor común… uno canta desde un arbusto al borde del campo.

165. Prunella modularis

El recorrido revela numerosas aves forestales: herrerillos comunes, de los más abundantes, curruca capirotadas, también muy numerosas, carboneros comunes, petirrojos europeos, chochines, trepadores azules, mirlos comunes, zorzales comunes, picos picapinos, mitos, busardos ratoneros, arrendajos, cornejas negras y muchos más. Como vamos escuchando atentamente cada sonido llega un momento en que podemos oir un agudo relincho, un relincho que esperaba detectar antes incluso de que llegara al bosque: se trataba de un pico menor que luego se dejó ver, aunque malamente.

166. Dendrocopos minor

En el bosque oídos alerta…

Hablamos de un pájaro ausente, el mosquitero ibérico, quizás porque el invierno ha sido duro y parece que la naturaleza en el bosque va un poco retrasada esta temporada. Normalmente siempre oía su primer canto hacia el 23 de marzo, precisamente hoy. Aunque contaba con poder incluirlo en esta salida mis esperanzas parecen desvanecerse… hasta que ¡ahí va! ¡un mosquitero cantando! … enseguida comprobamos que es un mosquitero ibérico.

167. Phylloscopus ibericus

Así pues la mañana se salda con tres nuevas especies que pasan a formar parte de la lista de Los Majos que se Dejaron Ver en 2013, jejeje…

Es difícil elegir un pájaro del día entre estos tres, pero finalmente me quedo con el pico menor, que tantas jornadas de pajareo satisfactorias me ha dado en el pasado.

The Big Year 2013: De vuelta a Orgi

6 enero
Quedan 359 días

Durante 13 años estuve trabajando en el Bosque de Orgi, un robledal de llanura en el Valle de Ultzama, unos 25 kilómetros al norte de Pamplona. Conozco muy bien este lugar y sabía que podía brindarme algunas especies nuevas para mi lista, así que junto con mi madre y mi hija nos acercamos a hacer un breve paseo. Día soleado y en calma, perfecto para buscar los pequeños habitantes alados del bosque ya que estos días agradables de invierno suelen estar especialmente activos.
Paseamos por los caminos donde ya hay algunos otros visitantes ajenos a la avifauna que nos rodea. Precísamente su presencia me hacen tomar conciencia de lo ruidosos que somos los humanos, pues tratando de detectar cualquier sonido emitido por los pájaros siento que las conversaciones, nunca estridentes, de estos visitantes, resultan demasiado molestas ya que tapan a los sonidos de las aves. Aún así ante nosotros van apareciendo mirlos, trepadores, agateadores, carboneros, herrerillos, zorzales, pinzones y otros muchos.

Presto especial atención en captar los sonidos del pico menor, una especie relativamente común en este lugar y no tan fácil de encontrar en otros, pero sin suerte. El único carpintero que se deja oír es un pico picapinos que tamborilea brevemente y luego emite su reclamo de contacto.
Finalmente logro añadir tres nuevas especies:

66. Regulus ignicapilla
67. Sitta europaea
68. Poecile palustris


Este pequeño pájaro, al carbonero palustre, pasa desapercibido muchas veces por sus colores apagados. A veces incluso cuesta encontrarlo, porque es una especie que nunca presenta densidades poblacionales altas, pero en esta ocasión apareció pronto y se dejó ver muy bien.

Mi hija se ha animado a retratarme en pleno Big Year. Aquí parece que dego: “¡¡Oh, golondrinas en invierno!!”. No se alarmen, aún no las he visto…

Repasando los pájaros de Orgi

En la pasada primavera me acerqué a mi antiguo lugar de trabajo, el Área Natural Recreativa del Bosque de Orgi, en el Valle de Ultzama, para compartir con varios de mis ex-compañeros/as unas horas de observación de aves en uno de los robledales atlánticos mejor conservados de la Península Ibérica. Temperatura fresca, humedad y una atmósfera saturada de piares, silbidos y melodiosos cantos son el escenario; nosotros un grupo de 8 personas atentas a las sorpresas que nos depara cada rincón del bosque.

Fueron muchas dichas sorpresas, pero podemos destacar dos que se presentaron, la primera al comienzo de nuestro paseo, y la segunda casi al final. 
La primera se trataba del primer vuelo de una pollada completa de Herrerillos comunes, a los que vimos cómo uno de los progenitores instigaba desde el exterior, oruga en pico, para que salieran y volaran hasta la rama en la que los esperaba. Uno a uno fueron saliendo como a presión por el pequeño agujerito de la caja-nido, un total de hasta siete pajarillos. Su primer contacto con el mundo exterior… y nosotros testigos de tan importante acontecimiento en sus vidas. 

La segunda fue el descubrimiento de un nido de Zampullín chico en la charca de Tomaszelaieta, lugar en el que nunca antes había criado esta especie. Los puntos de cría más próximos que se conocían eran la balsa de Muskildigorri (en Auza) y una de las charcas del Pitch ‘n’ Put de Lizaso, todas ellas fuera del bosque. Así pues constatamos la aparición de una nueva especie reproductora en Orgi.
Mi agradecimiento a Oswaldo Merchor por las fotografías que amablemente me ha cedido.

A morning birdwatching at the Orgi Oakwood with my old colleagues refreshing knowledge about the forest birds of this beautiful patch in Northern Navarre.