Archive | Txingudi RSS for this section

The Big Year 2013: El retorno del Jedi

27 diciembre

Quedan 4 días

Seguramente os acordéis del Caballero Yeray, hablé de él en la entrada sobre mi viaje a Tarifa (véase aquí). Pues bien, me comunica que está de visita navideña por Gipuzkoa, así que planeamos una visita a Txingudi. No es que tenga pensado que pueda encontrar especies nuevas ¿o si? Posiblemente os acordéis también de cómo en noviembre traté de localizar, sin éxito, una gaviota de Delaware que estaba asentada en la bahía (véase aquí); al parecer ha vuelto a ser vista recientemente, así que sin duda alguna, éste será nuestro objetivo. Y esta vez cuento con una gran ventaja… ¡la Fuerza! perfectamente controlada por el maestro.

Sin dudarlo nos dirigimos primeramente hacia el Paseo del Butrón de Hondarribia, lugar del gusto de nuestra gaviota. Enseguida percibimos la presencia de un buen grupo de gaviotas cercanas al paseo, la mayoría concentradas junto a la salida de una alcantarilla en busca de alimento. Hay gaviotas reidoras, gaviotas cabecinegras, gaviotas sombrías, gaviotas patiamarillas y algún que otro gavión atlántico. Miramos detenidamente una por una y al poco ¡chan! … la gaviota de Delaware. Estoy convencido de que Yeray se concentró con gran atención convocando a la Fuerza para poder dar con el ave.

BigYear153

Como las reglas del maratón no dicen nada sobre si pueden utilizarse poderes sobrenaturales yo he continuado aprovechandome de esta circunstancia…

311. Larus delawarensis

Con la tarea hecha el resto de la mañana nos dedicamos a pajarear tranquilamente por el puerto de Hondarribia, el cabo Higer y Plaiaundi, pasando un muy buen rato, aunque sin hallar especies nuevas para la lista.

BigYear154

The Big Year 2013: Buscando una americana encontré un asiático

20 noviembre

Quedan 41 días

Vuelvo una vez más a Txingudi pues me han hablado de una gaviota de Delaware que se está viendo por esta zona. Esta es una gaviota norteamericana que aparece rara vez en nuestras costas, de hecho, hasta no hace muchos años estaba considerada como ‘rareza’ en nuestro país.

Decido pasar por el puerto de Hondarribia, donde ya se ha visto en alguna ocasión, pero ciertamente hay muy pocas aves hoy aquí, y de las gaviotas sólo unas pocas decenas de gaviotas patiamarillas y un par de gaviones atlánticos son los que están presentes. Por si acaso me acerco al cabo Higer y, aunque aquí lo más probable es que no dé con la gaviota americana, si puedo ver si se mueve algo de paso de marinas que pueden acarrear alguna sorpresa… y así es, aunque no hay un paso muy fuerte la sorpresa cae con 4 colimbos chicos volando hacia el oeste, uno sólo y otros tres juntos. Puedo decir que nunca he visto tantos juntos. No obstante es una especie que ya la había detectado el pasado invierno, por lo que no la puedo sumar como nueva.

Después de 40 minutos en Higer bajo hacia Plaiaundi, donde siempre hay una buena variedad de especies. Escaneo atentamente los grupos de gaviotas, pero las especies que encuentro son las normales aquí en estas fechas: patiamarillas, sombrías, reidoras y algún gavión más. Como parece que las gaviotas no están dando sus frutos me dedico a pasear por los caminos observando los pequeños pájaros. En un área en concreto empozo a observar varios mosquiteros y, sabiendo que en las últimas fechas se están viendo algunas especies infrecuentes presto atención a cada ejemplar que sale a mi paso. En un momento dado, cuando un mirlo está llamando mi atención con su algarabía, veo que hay un pequeño mosquitero moviéndose por unos arbustos cerca de mi. Lo enfoco y entonces veo que tiene una larga ceja blanca y dos barras alares: ¡un mosquitero bilistado! Rápidamente se va moviendo entre las ramitas y unos carrizos mientras el dichoso mirlo sigue armando bulla, pero mi atención ha cambiado de objetivo. Puedo ver al mosquitero bien durante unos instantes para retener en mi mente una serie de detalles diagnósticos para su identificación, y seguidamente desaparece entre la espesura. Estoy un buen rato esperando a que aparezca de nuevo, pero sin suerte. Me tengo que marchar y eso es lo que hago, no sin antes notificar al personal del parque de mi observación.

294. Phylloscopus inornatus

BigYear129

Y así, aunque no cumplo el objetivo marcado me marcho con premio inesperado, y un premio nada malo. Queda tiempo para volver a ver si está por aquí la gaviota de Delaware.

BigYear130

The Big Year 2013: Un payaso marino

3 noviembre

Quedan 58 días

El aspecto que presenta hoy el mar es más atractivo que el de ayer, el temporal ha arreciado y promete más aves que ayer. Mucha gente no entiende que a los pajareros nos guste tanto salir al campo cuando hace un tiempo tan desapacible, pero si sintieran la misma satisfacción que nosotros al ver los premios que trae no pensarían igual. Además, en las tormentas y temporales hay algo eléctrico, energético que, por lo menos a mi, me carga las pilas… es como si los fuertes vientos se llevaran lejos las preocupaciones del día a día y renovara mi espíritu.

La preceptiva parada en el puerto de Hondarribia revela un págalo pomarino volando cerca de la costa ¿Puede ser síntoma de un día de seawatching tan fascinante como el 29 de octubre? Aquel día hubo un fuerte paso de alcatraces atlánticos, pardelas baleares, negrones comunes, diversas especies de gaviotas… pero lo que verdaderamente destacó sobre la normalidad fueron los 53 págalos grandes, 10 págalos pomarinos, 2 págalos parásitos y 3 págalos raberos: ¡el póker de págalos! Sé que en otros cabos del Cantábrico esto no sería tan excepcional, pero hay que recordar que Higer se encuentra en el último rincón del Golfo de Bizkaia que se evita en buena parte por las rutas migratorias ya que éstas acortan por alta mar. De hecho, que yo sepa esta es la primera vez que se registran las cuatro especies de págalos en una misma jornada de observación.

BigYear127Permanezco durante una hora en el cabo; el paso es bueno, con unos 300 alcatraces/hora y hasta 35 págalos grandes y 4 pomarinos. Pasan también pardelas sombrías y baleares, algunas gaviotas tridáctilas y enanas, entre otros. Pero dedico una especial atención a los álcidos, ya que hasta ahora sólo he sumado alca y arao. Y mi esfuerzo tiene premio: cuento hasta ¡8 frailecillos!

293. Fratercula arctica

Esta ave marina siembra simpatías por su peculiar aspecto, con ese pico tan colorido que podría recordarnos al maquillaje de un payaso. En invierno presentan unas tonalidades más discretas, que es lo que yo aprecio hoy a pesar de la distancia.

Después el invierno se reveló muy duro con estas aves, muchas murieron por los fuertes temporales que se han ido sucediendo entre diciembre y febrero.

BigYear128

Recuerdo que de crío tenía un libro de fauna marina y mi ave favorita era, sin duda, el frailecillo atlántico.

The Big Year 2013: ¿Gallina o no gallina?

2 noviembre

Quedan 59 días

El tiempo está revuelto y puede ser buena idea acercarse a la costa, así que, una vez más me marcho a la zona de Txingudi. Paso por el puerto de Hondarribia, el cabo Higer… nada reseñable, por lo menos para el Big Year. El estado de la mar es más calmado de lo que se prometía, por lo que no se ven aves pelágicas cerca de la costa. Decido irme hasta Plaiaundi, donde siempre hay alguna cosilla detenida alimentándose o descansando. Y si… destacan la presencia de una serreta mediana (que además es un macho en eclipse) y un charrán común juvenil. La primera pocas veces se ve por aquí y para la segunda es una fecha ligeramente tardía, pero en cualquier caso son especies que ya fueron sumadas a mi lista tiempo atrás.

Parece que el día no da para mucho más… y entonces me acuerdo de que en la Islas del Bidasoa se ha visto un cisne negro desde hace unos meses, especie que yo aún no he computado. Pero ¿Es esta especie computable para esta competición? El reglamento dice que si se trata de un ave que ha llegado por sus propios medios y que presumiblemente procede de una población asentada por sus medios en la zona, es válida.

BigYear125

Cabría pensar que un cisne negro es lo que en argot llamamos una ‘gallina’, es decir, un ave escapada de cautividad. Pero el ave en cuestión no presenta anillas ni ningún tipo de indicio que nos muestre su procedencia artificial, y podría corresponder a un ave procedente de poblaciones asentadas por su propios medios (aunque en generaciones anteriores procedieran de un escape) como las que existen en Holanda, por ejemplo. Así que acudo al lugar donde encuentro al susodicho.

292. Cygnus atratus

Por lo menos no vuelvo de vacío…

BigYear126Para mañana anuncian más temporal de mar ¿que hacer? Léelo en la próximo entrada…

The Big Year 2013: Un visitante del Este

6 octubre

Quedan 87 días

Hoy se celebra El Día de las Aves en multitud de lugares. Mis compañeros de Itsas Enara Ornitologi Elkartea han organizado varios actos en el Parque Ecológico de Plaiaundi, y aprovechando que hace muy buen día me acerco para echar una mano y acompañarles. Varios miembros de la organización se han apostado en lugares estratégicos del parque para mostrar al público visitante esas aves que a veces pasan desapercibidas para ojos no entrenados en esto de avistar pájaros. Cuando llego, a media mañana ya me los encuentro bien metidos en el ajo, y da gusto ver que hay un buen número de visitantes aprovechando la ocasión para acercarse a este mundillo emplumado.

Estamos en plena migración y las marismas se muestran muy animadas, la lista de especies observadas ese día es larga e interesante, pero destaca especialmente la presencia de una garza imperial joven que está descansando sobre las ramas de un árbol, bien a la vista, y la de dos águilas pescadoras, que son las que más atención suscitan por parte de los asistentes. Sin embargo hay otras aves más pequeñas que pasan más desapercibidas y que tienen tanto o más mérito en términos migratorios como sus parientes mayores: los paseriformes. En la zona hay un buen número de petirrojos, que reclaman con su pic metálico por doquier. Veo también algún papamoscas gris y carricero común. Y cuando ya iba a dar por terminado mi paseo me fijo en otro pequeño pájaro… se trata de un papamoscas del género Ficedula hembra o joven, pero… tiene la peculiaridad de que la mancha de la base de sus primarias ¡alcanza el borde del ala! Esto puede significar que me encuentro ante una nueva especie para mi: ¡un papamoscas acollarado! Reviso cuidadosamente otros caracteres que me van confirmando la especie.

285. Ficedula albicollis

BigYear114

El iPhonescoping a pulso es lo que tiene…

Enseguida aviso a mis compañeros para que vengan a verlo y al rato estamos cinco personas observándolo. Desafortunadamente no tenemos una cámara con teleobjetivo a mano ¡nadie entre cinco! Procuro hacer alguna foto mediante el iPhonescoping, pero el pájaro estaba nervioso y no para quieto más de unos pocos segundos en cada ramita.

BigYear115Satisfechos nos vamos a la tradicional comida al aire libre y lo celebramos con buenas viandas y bebidas salpicadas con una lluvia de hilarantes anécdotas a cargo de Héctor y Jonás.

IMG_1134

Héctor toma pose para relatar nosequé anécdota pajarera con gran regocijo del respetable durante el postre de la comida de Itsas Enara Ornitologi Elkartea del Día de las Aves.

The Big Year 2013: Tras el parón veraniego

5 agosto

Quedan 148 días

Llevo más de un mes sin sumar especies para la lista del Big Year, el tiempo pasa y ciertas especies comenzarán a desaparecer dentro de poco, así que un poco de inquietud recorre mi organismo. Durante este tiempo una mezcla de falta de tiempo y pereza (además de cansancio) han hecho que la lista quedara estancada, y lamentablemente he perdido algunas buenas oportunidades. Hay todavía un buen número de especies “fáciles” que no he detectado aún este año…

BigYear092

Acontecimiento, pues hoy me voy hasta Plaiaundi, en la Bahía de Txingudi, a pajarear ¡con mi hijo! A su edad, 14 años, sus intereses no se centran especialmente en la aves, pero hoy me ha concedido el honor de acompañarme, así que trataremos de disfrutar de un poco de observación de aves padre-hijo.

¿hay algo más interesante que un águila pescadora devorando un pez? Según para quien parece ser que si...

¿hay algo más interesante que un águila pescadora devorando un pez? Según para quien parece ser que si…

Damos la vuelta habitual y muy pronto damos con los que serán las “adquisiciones” del día. En las marismas de Inurritza destaca claramente la silueta de un águila pescadora posada en uno de los postes colocados ad hoc. Tranquilamente descansa en su oteadero a unos escasos 100 metros de distancia y nos brinda unos buenos ratos de observación relajada, pues tan relajada está ella que nos transmite su calma y nos contagia. Mientras dura esta observación puedo oír el reclamo de un limícola, y al mirar a los limos a nuestros pies me doy cuenta de que tenemos muy cerca un chorlitejo chico, otra ave que no figuraba aún en mi lista.

252. Pandion haliaetus

253. Charadrius dubius

Por lo demás tenemos posibilidades de ver muy bien numerosas especies que aquí habitan tranquilamente: garzas reales, ánades frisos, zampullines comunes, archibebes comunes y un largo etcétera. Una relajada mañana con su pequeño pero sabroso fruto.

BigYear094El águila pescadora, un ave impresionante y que siempre me ha llamado la atención.

The Big Year 2013: Temporal en la costa

6 febrero
Quedan 328 días

¡Hoy si! Hoy anuncian temporal en la costa: vientos del noroeste de más de 100 km/h y olas de hasta 8 metros. Sin pensarlo mucho decido marcharme a Txingudi con la esperanza de que este tiempo haya arrastrado a algunas aves hasta la costa. Durante el viaje la nieve, la lluvia y el viento me acompañan zarandeando mi coche, así que preveo un buen día para mis intereses.

Serreta mediana fotografiada mientras el temporal no me lo ponía nada facil (iPhonescoping).

Según llego y entro por Irun ya se perciben los efectos del temporal, hay un buen número de gaviotas en zonas muy interiores del estuario, es un buen presagio. Hago mi primera parada en el puerto de Hondarribia, donde apenas puedo salir del coche por el fuerte viento. En un lugar protegido me pongo a mirar hacia la bahía y enseguida descubro una serreta mediana y un buen grupo mixto de gaviotas con cabecinegras, sombrías y un jóven de tridáctila.

138. Mergus serrator
139. Rissa tridactyla

Tratando de mantener mi posición a pesar del viento, la lluvia y el granizo.

Desde este lugar se adivina un mar salvaje con olas impresionantes y muy encrespadas, así que, siguiendo mi ruta habitual, sigo hacia el cabo Higer. El viento es considerable, demasiado fuerte como para colocar el telescopio. Mirando con binoculares adivino muchas aves marinas volando a ras de agua, con lo que me decido a buscar un parapeto que me permita hacer algo de observación. Hace décadas, cuando veníamos a hacer seabirdwatching a Higer, solíamos aprovechar las ruinas de la discoteca que había en este lugar para refugiarnos y la verdad es que era un lugar perfecto para realizar esta actividad, ya que tenía una larga terraza cubierta abierta al mar en la que se estaba a salvo de viento y lluvia. Estas ruinas desaparecieron, con lo que hoy en día la situación para esta actividad es bastante desfavorable cuando el tiempo es tan adverso. Finalmente me acomodo detrás de los restos de un murete que me protegen del viento y permiten observan una porción del mar. Desde aquí voy viendo numerosas aves marinas que luchan contra el viento o que se balancean entre ola y ola: alcatraces atlánticos, alcas, araos, gaviotas tridáctilas, gaviotas cabecinegras, gaviotas sombrías, algún que otro págalo grande, gaviota enana, pardela cenicienta y pardela balear. Pero sin duda la mayor sorpresa la constituyó un joven de gaviota de Sabine que pude observar durante breves instantes entre el oleaje.

140. Uria aalge
141. Calonectris diomedea
142. Hydrocoloeus minutus
143. Puffinus mauretanicus
144. Stercorarius skua
145. Xema sabini

Algunas de las especies observadas desde el cabo Higer: 1. gaviota cabecinegra, 2. gaviota enana, 3. gaviota de Sabine, 4. pardela cenicienta, 5. gaviota tridactyla, 6. pardela balear, 7. alcatraz atlántico, 8. cormorán moñudo (este iba en el otro sentido), 9. arao común, 10. alca común, 11. págalo grande.

Estuve aproximadamente en este lugar una hora, hasta que los chaparrones y granizadas comenzaron a ser más frecuentes y no dejaban espacio para la observación. Me marché entonces a Plaiaundi llegando en el momento que iba bajando la marea y las aves comenzaban a movilizarse en busca de los limos al descubierto. Destacar las grandes concentraciones de gaviotas, especialmente de gaviota cabecinegra, que supone varios cientos de aves, y también a la presencia de una ¡barnacla carinegra!. Voy prestando atención a todas ellas aunque no encuentro nada excepcional. Limícolas, colimbos y zampullines pueblan también esta zona, con lo que amenizan el rato.

146. Branta bernicla

Antes de marcharme aún miro brevemente en la laguna de San Lorentzo, con alguna sorpresa…

147. Platalea leucorodia

Pensándolo después me di cuenta de que la gaviota de Sabine llevaba quizás 20 años sin verla. La sorpresa por dar con ella y esta circunstancia que comento la hicieron merecedora de ser el “pájaro del día”.