Archive | April 2014

The Big Year 2013: Pajareando en la cima

4 diciembre

Quedan 27 días

No ha pasado ni un solo día de mi vuelta del viajecito al oeste y ya estoy de nuevo en camino. Quedan pocos días para finalizar el año y hay que ir apurando y aprovechando las buenas ocasiones. Hoy ha salido un día encalmado y lleva tiempo sin precipitar ni hacer frío, con lo que la subida a la cima de Gorramendi puede ser factible. En este monte del norte de Navarra a menudo se ven escribanos nivales, un raro visitante del lejano norte… y de hecho, este año ya se han visto, así que es cuestión de intentarlo.

Acudo por la mañana con esta especie en mente, pero también siendo consciente de que es posible que aparezca algún acentor alpino, que todavía no he tenido la suerte de observar este año. Una hora de viaje y llego, subiendo tranquilamente por la estrecha carretera, prácticamente a la cima del lugar, que es donde suele verse a este pájaro. Y según estoy aparcando veo cómo dos pequeñas aves con evidentes marcas blancas en su plumaje salen volando a escasos metros. Son los escribanos nivales: dos, macho y hembra. Objetivo cumplido y apenas he llegado. No es cuestión de marcharse ya… el lugar es magnífico, con unas vistas insuperables, sobre todo en un día tan despejado, así que decido darme una vuelta por si pudiera dar con el acentor.

303. Plectrophenax nivalis 

Llegar y besar el santo... en este caso San Plectrophenax.

Llegar y besar el santo… en este caso San Plectrophenax.

Durante este paseo veo múltiples bisbitas alpinos, algunos cuervos, cornejas y chovas piquirrojas, y varios buitres leonados y milanos reales. Finalmente no hay suerte con el acentor, pero el resultado de la expedición me deja más que satisfecho.

BigYear137

Advertisements

The Big Year 2013: Por el lejano oeste

29 noviembre – 3 diciembre

Quedan 28 días

Puente de diciembre y viaje rápido al oeste del Cantábrico con el fin de tratar de llegar a las 300 especies en mi lista. Aprovecho además para visitar a unos buenos amigos que hace tiempo no veo y viven en los confines de Asturies, y a quienes debo agradecer su amable hospitalidad.

29 noviembre

Después de dormir en Isla visitamos Santoña, lugar de peregrinación ornitológica para cualquier pajarero, y lugar que promete buenas posibilidades. No tengo muy claro lo que puedo hallar en el lugar, pero algo me dice que puedo encontrar alguna sorpresa. Y la verdad es que la cosa no puede empezar mejor, pues ya en la primera parada, entre ánades frisos, zarapitos reales y muchos más consigo dar con tres eideres comunes y un zampullín cuellirrojo, dos especies que hasta ahora no había visto y que no siempre son fáciles de encontrar.

295. Somateria mollissima

296. Podiceps auritus

De ahí rumbo a Cabo Ajo, lugar en el que yo nunca antes estuve. Me han informado de que es buen lugar para dar con el bisbita de Richard, pero no tengo información detallada sobre el lugar exacto y la estrategia a seguir para encontrarlo, con lo que resulta ser un fracaso. Y es que además nunca antes vi esta especie, por lo que tengo especial interés en encontrarla. Bueno, al regreso hacia Navarra se vuelve a pasr por aquí, con lo que puede haber más oportunidades, y esta vez trataré de informarme mejor.

Parada a comer en Gijón… y pregunta: ¿Habrá alguna gaviota de Delaware en el Parque de Isabel la Católica? Probemos. No, no la hay, pero si hay, entre los gansos, ocas y patos domésticos, un ¡ansar piquicorto! (del que había oído hablar ya y no me acordaba. Y además doy con tres cotorras de Kramer que vuelan chillando por los árboles más altos. Así que sumo otras dos totalmente inesperadas:

297. Anser brachyrhynchus

298. Psittacula krameri

Una vuelta por el paseo marítimo revelan algunos alcas, gaviotas sombrías, gaviones, etc, pero ninguna gaviota excepcional.

Por la noche ya en Prelo en casa de mis amigos, me informan de que cárabos y lechuzas son abundantes en su área y que a menudo cantan junto a su casa, así que crecen en mi las esperanzas de poder añadirlos ese mismo día. Pero a pesar de mi salida nocturna no oigo ni mu…

BigYear131

BigYear132

1 diciembre

Salida hacia la ría de Eo, me han hablado de un colimbo ártico y unos correlimos culiblancos. Solo una vez antes había estado en Eo, y no me acuerdo muy bien de sus características, pero si que es un lugar bastante grande. Al final la estrategia consiste en seguir la carretera de un lado y de otro tratando de parar en los lugares que tienen algo de visibilidad sobre la ría. Se ve mucho pato, limícola y hasta un águila pescadora devorando un pez, pero ninguna novedad. Rumbo a Castropol, donde he sabido que se suele ver el colimbo, puedo verlo al poco de detenerme junto a la orilla. El bicho está lejos con ganas, pero consigo estudiarlo detenidamente a pesar de sus constantes zambullidas y percibir sin margen de error sus características diagnósticas.

299. Gavia arctica 

De los correlimos culiblancos, que estaban hasta hace pocos días en una playa cercana, ni rastro. En fin… no todo va a ser un éxito rotundo.

BigYear134Esa misma noche vuelvo a salir en busca de cárabos y lechuzas, y me recibe el perro de los vecinos. Ningún estrígido. Por la mañana siguiente uno de mis amigos me cuenta que los cárabos casi no le han dejado dormir, que han estado armando bulla buena parte de la noche… yo, ni me he enterado.

BigYear133

3 diciembre

Viaje de regreso y esta vez si, con buena información sobre cómo localizar al bisbita de Richard. El día es soleado y tranquilo, así que resulta un placer el paseo. Y ahora ¡si! Al poco de iniciar el paseo suena un característico ‘chip’, y un bisbisa enorme sale volando. Aun pude dar con un par más ¡objetivo cumplido! y además llego a las 300 especies ¡con un bimbo! Ha quedado redondo…

300. Anthus richardi

Aú hay una parada más en Castro Urdiales, donde hay opciones de encontrar al correlimos oscuro. Este limícola (que debería llamarse roquícola, porque yo jamás lo vi andar por los limos) suele verse en Txingudi y Donosti, pero en los últimos años no está resultando muy fácil, y a pesar de mis intentos este otoño aún no he tenido suerte. Un largo paseo por el puerto y la playa hace que de con una gaviota argéntea de 2º invierno, y en unas pequeñas rocas repletas de gaviotas reidoras, cormoranes moñudos y vuelvepiedras entreveo un correlimos oscuro, que rápidamente se escabulle y desaparece… pero lo he visto.

301. Larus argentatus

302. Calidris maritima

Regreso plenamente satisfecho con un balance de ocho especies nuevas añadidas a la lista, más de lo que esperaba. He rebasado las 300 especies y aún quedan 28 días para acabar el año ¿a cuánto podré llegar?

BigYear135

 

Aythya híbridos en Navarra

Los pasados días 4 de febrero y 3 de abril de 2014 pude observar sendos híbridos del género Aythya en dos humedales navarros. La presencia de híbridos de anátidas en Navarra no resulta muy frecuente, quizás porque las cifras de este tipo de aves presentes en nuestra región no suelen ser demasiado elevadas, pero a nivel general hay que decir que los porrones son de las aves que más fácilmente se hibridan, por lo que las probabilidades de ver un híbrido de este género suele ser mucho más elevada.

Según Vinicombe (2014) los híbridos de Aythya más frecuentes en Europa son A. fuligula x A. ferina, A. fuligula x A. marila, A. ferina x A. nyroca y A. collaris x A. fuligula. McCarthy (2006) indica que sólo el tercero supone el 16% de las observaciones de anátidas híbridas que se producen en Europa Central Occidental.

Existe una gran variación de caracteres entre individuos híbridos de Aythya por lo que no resulta fácil saber qué aspecto puede llegar el resultado de una determinada combinación. Incluso en una misma pollada de porrones híbridos puede haber individuos que muestren caracteres marcadamente diferentes. Hay algunos que muestran caracteres de ambos progenitores, de uno sólo o de ninguno de los dos en absoluto, pareciendo una especie diferente. Es por ello que al observar un híbrido la prudencia nos aconseja acompañarlo del prefijo ‘posible’ o ‘probable’. Las hembras resulta mucho más difíciles de identificar que los machos. Ante un Aythya extraño deberíamos considerar aspectos como la forma del pico y cabeza, tamaño y estructura generales, color de ojo tipo de uña en el pico, color del dorso y flancos y banda alar. Juzgando estos aspectos podemos determinar si estamos ante una especie ‘rara’ de Aythya o se trata de un híbrido.

Laguna de Pitillas – 04/02/2014

En la mañana de este día y buscando un individuo de porrón pardo (Aythya nyroca) que se había visto en los días anteriores doy con este individuo híbrido que a todas luces parece provenir de un cruce Aythya ferina x A. nyroca. Presenta aspectos de Aythya nyroca como son una uña en el pico pequeña y en la punta, cabeza y pecho color marrón chocolate y probablemente su estructura cefálica, no tan redondeada como A. ferina. En cuanto a aspectos propios de Aythya ferina están la popa negra y el diseño corporal del plumaje, así como un tono gris-azulado claro general del pico. Existen aspectos intermedios como son el iris amarillento (o eso parece) y un dorso y flancos gris sucio más oscuro que el que suele presentar A. ferina.

IMG_4380 IMG_4381 IMG_4383 IMG_4388

Este ave cuadra bastante bien con el híbrido A. ferina x A. nyroca ilustrado en la página 35 de la Collins Bird Guide (2009).

No hay datos de que este individuo volviera a verse, pero hay que decir que en esas fechas la cantidad de Aythya ferina presentes en el lugar era de varios cientos y quizás pasara desapercibido.

Embalse de Las Cañas – 03/04/2014

El día anterior Óscar Carazo avisa de la presencia de un porrón acollarado (Aythya collaris) en este humedal, visto a última hora y sin muy buena luz. Un ejemplar macho de esta especie había sido avistado días antes (21 y 22 de marzo) por varios observadores en este mismo lugar, pero había dejado de verse en días posteriores. Creyendo que podría tratarse del mismo individuo y ya que no había podido observarla con anterioridad, la mañana del día 3 me dirigí al lugar y pude encontrar el individuo que aparece en las siguientes imágenes.

Después de un rato observándolo pude ver que no se trataba de un Aythya collaris puro, ya que presentaba un pequeño moño (no abultamiento) y una banda alar muy blanca que levantaron mis sospechas sobre un híbrido. Las malas condiciones de observación del día anterior habían hecho que su localizador lo tomara por el ave vista con anterioridad, pero comparando con las fotos que Ricardo Rodríguez pudo hacer entonces vi que éste era un ave que presentaba características diferentes.

391321

Ave fotografiada por Ricardo Rodríguez en fechas anteriores y en las que se aprecia claramente un macho puro de porrón acollarado (Aythya collaris).

391407

Ave fotografiada por Ricardo Rodríguez (ave de la derecha): Aquí se aprecia cómo la banda alar no es completamente blanca, sino que tiene una tonalidad grisácea, no tan definida como en Aythya fuligula y se va oscureciendo conforme avanza hacia el extremo del ala.

Se pueden ver más fotos de este individuo en el siguiente enlace al blog de Ricardo Rodríguez.

Este individuo en concreto mostraba un pico con una uña tipo A. fuligula, con banda subterminal blanca difusa (no definida) y sin banda blanca en la base. La cabeza es redondeada con un pequeño moño más evidente según cómo incida el viento sobre ella, y tiene una ligera tonalidad verdosa cuando recibe los rayos solares directos. Cuerpo oscuro salvo flancos, que son grisáceos claros. En un momento que agita las alas se aprecia una banda alar blanca pura en toda su extensión.

IMG_5381

Este es el ave observada por mi. Se aprecia cómo en la cabeza presenta un pequeño moño, tipo Aythya fuligula aunque no tan prolongado.

IMG_5380

IMG_5378

Aquí puede apreciarse una uña estrecha y pequeña, al estilo Aythya fuligula, y se adivina una banda alar blanca pura.

IMG_5377

El pico presenta una zona blanca subterminal con borde difuso y no tiene nada de blanco en la base del pico. La tonalidad de la cabeza es verdosa, dependiendo de cómo incidan los rayos solares sobre la misma.

En los siguientes vídeos pueden apreciarse varias de éstas características comentadas, entre otras cómo presenta una banda alar blanca pura (primer video):

En un principio supuse que podría tratarse de un híbrido de Aythya collaris x A. fuligula, pero comparando con fotografías de otros híbridos con progenitores conocidos encontré aves Aythya fuligula x A. nyroca muy similares al ave observada en el Embalse de Las Cañas por mi, por lo que es probable que mi observación corresponda a una de estas combinaciones (véase este enlace, en concreto el macho que aparece en la última tanda de fotografías). He aquí un link en el que se muestran algunas aves de este tipo que se parecen bastante al ave de Las Cañas, sobre todo el macho en el último conjunto de fotografías. Según McCarthy (2006) son híbridos bastante comunes y suponen hasta el 5% de los híbridos de anátidas observados en Europa Central Occidental.


This is a detailed description of two Aythya hybrids that I saw in Navarra in the winter-spring of 2014. The first one was found in the Pitillas Lagoon the 2014/04/02 and it’s a probable Common Pochard x Ferruginous Duck hybrid. The second one was seen in Las Cañas reservoir on 2014/03/04 and resembles to a Tufted Duck x Ferruginous Duck hybrid, but this is not entirely clear; this bird was originally confused with a Ring-necked Duck due to bad observation conditions, but a better view the next day revealed a hybrid duck. A pure Ring-necked Duck was seen some weeks before in the same place, so this fact favored the initial confusion.


Referencias:

McCarthy, E.M. (2006) Handbook of Avian Hybrids of the World. Oxford University Press.

Svensson, L., Mullarney, K. & Zetterström (2009) Collins Bird Guide. 2nd Edition. Collins.

Vinicombe, K. (2014) The Helm Guide to Bird Identification. Helm.

Agradecimientos:

A Ricardo Rodríguez por ceder sus fotografías del porrón acollarado avistado en el Embalse de Las Cañas y a Manuel García Tarrasón por algunos comentarios sobre el ave de Las Cañas.

The Big Year 2013: Buscando una americana encontré un asiático

20 noviembre

Quedan 41 días

Vuelvo una vez más a Txingudi pues me han hablado de una gaviota de Delaware que se está viendo por esta zona. Esta es una gaviota norteamericana que aparece rara vez en nuestras costas, de hecho, hasta no hace muchos años estaba considerada como ‘rareza’ en nuestro país.

Decido pasar por el puerto de Hondarribia, donde ya se ha visto en alguna ocasión, pero ciertamente hay muy pocas aves hoy aquí, y de las gaviotas sólo unas pocas decenas de gaviotas patiamarillas y un par de gaviones atlánticos son los que están presentes. Por si acaso me acerco al cabo Higer y, aunque aquí lo más probable es que no dé con la gaviota americana, si puedo ver si se mueve algo de paso de marinas que pueden acarrear alguna sorpresa… y así es, aunque no hay un paso muy fuerte la sorpresa cae con 4 colimbos chicos volando hacia el oeste, uno sólo y otros tres juntos. Puedo decir que nunca he visto tantos juntos. No obstante es una especie que ya la había detectado el pasado invierno, por lo que no la puedo sumar como nueva.

Después de 40 minutos en Higer bajo hacia Plaiaundi, donde siempre hay una buena variedad de especies. Escaneo atentamente los grupos de gaviotas, pero las especies que encuentro son las normales aquí en estas fechas: patiamarillas, sombrías, reidoras y algún gavión más. Como parece que las gaviotas no están dando sus frutos me dedico a pasear por los caminos observando los pequeños pájaros. En un área en concreto empozo a observar varios mosquiteros y, sabiendo que en las últimas fechas se están viendo algunas especies infrecuentes presto atención a cada ejemplar que sale a mi paso. En un momento dado, cuando un mirlo está llamando mi atención con su algarabía, veo que hay un pequeño mosquitero moviéndose por unos arbustos cerca de mi. Lo enfoco y entonces veo que tiene una larga ceja blanca y dos barras alares: ¡un mosquitero bilistado! Rápidamente se va moviendo entre las ramitas y unos carrizos mientras el dichoso mirlo sigue armando bulla, pero mi atención ha cambiado de objetivo. Puedo ver al mosquitero bien durante unos instantes para retener en mi mente una serie de detalles diagnósticos para su identificación, y seguidamente desaparece entre la espesura. Estoy un buen rato esperando a que aparezca de nuevo, pero sin suerte. Me tengo que marchar y eso es lo que hago, no sin antes notificar al personal del parque de mi observación.

294. Phylloscopus inornatus

BigYear129

Y así, aunque no cumplo el objetivo marcado me marcho con premio inesperado, y un premio nada malo. Queda tiempo para volver a ver si está por aquí la gaviota de Delaware.

BigYear130

The Big Year 2013: Un payaso marino

3 noviembre

Quedan 58 días

El aspecto que presenta hoy el mar es más atractivo que el de ayer, el temporal ha arreciado y promete más aves que ayer. Mucha gente no entiende que a los pajareros nos guste tanto salir al campo cuando hace un tiempo tan desapacible, pero si sintieran la misma satisfacción que nosotros al ver los premios que trae no pensarían igual. Además, en las tormentas y temporales hay algo eléctrico, energético que, por lo menos a mi, me carga las pilas… es como si los fuertes vientos se llevaran lejos las preocupaciones del día a día y renovara mi espíritu.

La preceptiva parada en el puerto de Hondarribia revela un págalo pomarino volando cerca de la costa ¿Puede ser síntoma de un día de seawatching tan fascinante como el 29 de octubre? Aquel día hubo un fuerte paso de alcatraces atlánticos, pardelas baleares, negrones comunes, diversas especies de gaviotas… pero lo que verdaderamente destacó sobre la normalidad fueron los 53 págalos grandes, 10 págalos pomarinos, 2 págalos parásitos y 3 págalos raberos: ¡el póker de págalos! Sé que en otros cabos del Cantábrico esto no sería tan excepcional, pero hay que recordar que Higer se encuentra en el último rincón del Golfo de Bizkaia que se evita en buena parte por las rutas migratorias ya que éstas acortan por alta mar. De hecho, que yo sepa esta es la primera vez que se registran las cuatro especies de págalos en una misma jornada de observación.

BigYear127Permanezco durante una hora en el cabo; el paso es bueno, con unos 300 alcatraces/hora y hasta 35 págalos grandes y 4 pomarinos. Pasan también pardelas sombrías y baleares, algunas gaviotas tridáctilas y enanas, entre otros. Pero dedico una especial atención a los álcidos, ya que hasta ahora sólo he sumado alca y arao. Y mi esfuerzo tiene premio: cuento hasta ¡8 frailecillos!

293. Fratercula arctica

Esta ave marina siembra simpatías por su peculiar aspecto, con ese pico tan colorido que podría recordarnos al maquillaje de un payaso. En invierno presentan unas tonalidades más discretas, que es lo que yo aprecio hoy a pesar de la distancia.

Después el invierno se reveló muy duro con estas aves, muchas murieron por los fuertes temporales que se han ido sucediendo entre diciembre y febrero.

BigYear128

Recuerdo que de crío tenía un libro de fauna marina y mi ave favorita era, sin duda, el frailecillo atlántico.

The Big Year 2013: ¿Gallina o no gallina?

2 noviembre

Quedan 59 días

El tiempo está revuelto y puede ser buena idea acercarse a la costa, así que, una vez más me marcho a la zona de Txingudi. Paso por el puerto de Hondarribia, el cabo Higer… nada reseñable, por lo menos para el Big Year. El estado de la mar es más calmado de lo que se prometía, por lo que no se ven aves pelágicas cerca de la costa. Decido irme hasta Plaiaundi, donde siempre hay alguna cosilla detenida alimentándose o descansando. Y si… destacan la presencia de una serreta mediana (que además es un macho en eclipse) y un charrán común juvenil. La primera pocas veces se ve por aquí y para la segunda es una fecha ligeramente tardía, pero en cualquier caso son especies que ya fueron sumadas a mi lista tiempo atrás.

Parece que el día no da para mucho más… y entonces me acuerdo de que en la Islas del Bidasoa se ha visto un cisne negro desde hace unos meses, especie que yo aún no he computado. Pero ¿Es esta especie computable para esta competición? El reglamento dice que si se trata de un ave que ha llegado por sus propios medios y que presumiblemente procede de una población asentada por sus medios en la zona, es válida.

BigYear125

Cabría pensar que un cisne negro es lo que en argot llamamos una ‘gallina’, es decir, un ave escapada de cautividad. Pero el ave en cuestión no presenta anillas ni ningún tipo de indicio que nos muestre su procedencia artificial, y podría corresponder a un ave procedente de poblaciones asentadas por su propios medios (aunque en generaciones anteriores procedieran de un escape) como las que existen en Holanda, por ejemplo. Así que acudo al lugar donde encuentro al susodicho.

292. Cygnus atratus

Por lo menos no vuelvo de vacío…

BigYear126Para mañana anuncian más temporal de mar ¿que hacer? Léelo en la próximo entrada…