Archive | Aves marinas RSS for this section

Una semana en Islandia

Desde mis comienzos en el pajareo siempre me llamó la atención el hecho de que por nuestras latitudes recibíamos en época migratoria o en invierno una serie de especies de aves que crían en el lejano norte, en tierras heladas, más allá del alcance de mi imaginación. Veía aparecer a estas especies de forma escasa y sin mucha previsión, pues muchas de ellas tienen su área de distribución tan al norte que en invierno apenas algunas aparecen por nuestras costas. Entre estas aves están los colimbos, falaropos, fulmares, gansos y muchos otros que, cuando caían por nuestros lares, constituyen todo un acontecimiento entre los aficionados a las aves. Unas cuantas de estas especies incluso no abandonan nunca estas tierras, por lo que verlas en tierras sureñas resulta absolutamente improbable.

Los documentales y reportajes fotográficos me hacían entrever cómo podrían ser estas tierras septentrionales, llenas de todas estas aves en plena ebullición reproductora, la tundra, los grandes acantilados y mares embravecidos, los días sin fin. Por estos motivos Islandia siempre fue uno de mis destinos soñados y por fin en junio de 2012 pude llevar a cabo este deseo. Me integré en un grupo de la empresa holandesa Birdingbreaks que visitaba varias regiones del oeste y norte islandés con el fin de observar aves a lo largo de una semana. El resultado fue excelente, teniendo en cuenta que dimos con todas las especies que deseábamos ver y que pudimos disfrutar de unos parajes tranquilos, paisajísticamente impresionantes y ornitológicamente hablando absolutamente evocadores. No voy a negar que en cierto modo también me llevé alguna pequeña decepción, pues frente a la sensación previa que tenía de una isla casi totalmente salvaje y poco intervenida me encontré con un medio bien domesticado por el ser humano en buena parte del territorio, aunque eso sí, manteniendo la esencia del entorno natural en una buena parte. De hecho, la naturaleza es aquí tan vasta que aún logra desbordar a la capacidad humana de colonizarla y aún existen extensiones gigantescas de tierras casi intactas. Aún así BirdLife Iceland denuncia las amenazas que sufren las aves isleñas y su entorno, siendo la transformación del territorio por la agricultura y ganadería, las plantaciones forestales y la construcción de infraestructuras sus principales causas.

2012-06-12 19.19.31

Islandia ofrece unos paisajes espectaculares que invitan a la contemplación y a pensar en cómo era nuestro mundo antes de que a los humanos nos diera por profanarlo.

2012-06-12 12.43.01

El paisaje geológico es sin duda una de las particularidades de la isla y su origen volcánico queda de manifiesto en los numerosos campos de lava y conos que pueden verse por doquier. El hecho de que sean tierras tan nuevas (geológicamente hablando) y esté situada tan próxima al círculo polar ártico hace que las condiciones para la vida sean muy extremas, por lo que la vegetación es escasa y de poca altura (líquenes, herbáceas, sauces rastreros…). No obstante recibe la influencia de las corrientes cálidas, especialmente en las regiones occidentales de la isla, por lo que en invierno las temperaturas son más suaves de lo que cabría esperar por su latitud. Esto ha permitido que se instauren algunas plantaciones de árboles, especialmente abetos, en algunos lugares, y por intervención humana.

DSCN1060

Numerosos líquenes con formas fantásticas cubren las áreas más desnudas de la isla, aquellas donde la lava ha salido a la superficie. No me pidáis especie ni género porque de esto no entiendo.

Snæfellness

Se trata de una gran península que se interna en el mar en la parte más occidental de la isla. En este lugar se encuentran las mayores cotas del occidente de la isla, coronadas por el volcán Snæfellsjökul (1.446 msnm). Durante dos días recorrimos la costa norte y parte de la sur, así como algunos tramos de su montañoso interior. Teniendo en cuenta que eran nuestras primeras jornadas en Islandia la adición de especies a nuestra lista fue importante y rápida. A destacar enclaves como el cabo Öndvertarðnes, en Ólafsvik, con acantilados que albergan colonias de arao común (Uria aalge), arao de Brünnich (Uria lomvia), alca común (Alca torda), frailecillo atlántico (Fratercula arctica), fulmar boreal (Fulmarus glacialis), gaviota tridáctila (Rissa tridactyla) y cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis), entre otros, fácilmente accesibles sin ocasionar molestias a estas aves. El escribano nival (Plectrophenax nivalis) también está presente en esta área. Sorprendidos nos quedamos con la aparición de una gran orca (Orcinus orca) macho, que pasó nadando a unos 200 metros de la costa. Otro lugar interesante fueron las lagunas interiores de Rif en las que había una considerable actividad alada: falaropos picofinos (Phalaropus lobatus) a muy escasos metros de los observadores, patos havelda (Clangula hyemalis), una nutrida colonia de charranes árticos (Sterna paradisaea) y diversas especies de gaviotas, entre muchos otros. En la bahía de Kolgrafafjörður vimos un grupo de entre 8-10 delfines de hocico blanco (Lagenorhynchus albirostris) muy activos, mostrándonos sus lomos en numerosas ocasiones e incluso dando saltos fuera del agua.

2012-06-12 15.55.08

Las colonias de aves marinas son frecuentes en las costas acantiladas. Estuvimos realizando observación en estos fantásticos lugares en los que resulta fácil que se te escape el tiempo sin apenas darte cuenta.

2012-06-12 15.53.10

Un detalle de una de las colonias con gaviotas tridáctilas, araos comunes y araos de Brünnich.

2012-06-12 16.08.40

Una especie común y confiada es el fulmar boreal, que también cría en los abundantes acantilados.

2012-06-12 15.52.38

El arao de Brünnich viene a ser una de las especies más buscadas por los pajareros por ser una especie que se ve muy poco en nuestra área.

2012-06-12 13.32.39-1

Detalle de una colonia de charrán ártico.

2012-06-12 12.47.38-2

Los charranes árticos son muy celosos de sus áreas de cría y en cuanto hay algún intruso enseguida comienzan a tratar de ahuyentarlo realizando vuelos rasantes, lanzando picotazos y gritando como energúmenos.

2012-06-12 17.30.04-2

En las pequeñas charcas suelen estar nadando los falaropos picofinos comiendo frenéticamente mosquitos sobre la superficie del agua. En la foto un macho.

2012-06-12 17.29.50-1

Hembra de falaropo picofino, con un plumaje mucho más llamativo que el del macho.

2012-06-12 18.28.19

También visitamos la zona sur, que presenta grandes extensiones de marismas costeras. Altas montañas con pronunciados acantilados las enmarcan y fue allí donde vimos nuestro primer pigargo europeo (Haliaetus albicilla), especie que sólo puede encontrarse en esta zona de la isla. La presencia de numerosas agachadizas comunes (Gallinago gallinago) en las praderas adyacentes volando y “cayendo” sobre nosotros con su alucinante ‘vvvvrrbvvvrrbvvvrrb’ provocado por el despliegue de sus plumas caudales externas fue para mí otro de los momentos mágicos del lugar. Por el camino encontramos a una pareja de patos arlequines (Histrionicus histrionicus), una de las “especialidades” de Islandia y a un simpático zorro ártico (Alopex lagopus) que está siendo acosado por zarapitos trinadores (Numenius phaeopus), agujas colinegras (Limosa limosa) y archibebes comunes (Tringa totanus) que son vecinos del lugar y que tratan de echarlo para evitar perder a sus descendientes.

2012-06-13 11.42.18

2012-06-13 11.53.42-2

El pato arlequín es una de las estrellas de la isla, por ser una especie exclusiva de este lugar. Prefiere las corrientes de agua más bien rápidas.

2012-06-12 11.20.17

Este archibebe común y otras especies de limícolas crían en las praderas que se encuentran por toda la zona periférica de la isla.

2012-06-13 11.32.27-2

El zorro ártico, algo tímido, trata de alimentarse con los huevos y pollos de los limícolas y otras aves. Éste estaba vigilando a unos archibebes comunes y unas agujas colilleras que no dejaban de denunciar su presencia con gritos de alarma constantes.

Una tarde estuvo dedicada a un boat trip desde la localidad de Stykkishólmur, un pequeño puerto pesquero en la costa norte. Recorrimos durante más de dos horas un periplo que nos llevó a visitar varias de las islas del fiordo Breiðafjörður. En varias de estas islas existen colonias de aves marinas, destacando las que visitamos con cormoranes moñudos (Phalacrocorax aristotelis), que ya tenían pollos medianamente crecidos, y las de frailecillos atlánticos (Fratercula arctica), que volaban de un lado a otro en actividad frenética. Vemos también aquí más pigargos europeos (Haliaetus albicilla), que anidan en alguna de las islas. En esta salida también hubo sorpresa, pues un rorcual aliblanco (Balaenoptera acutorostrata) hizo su aparición y nos acompañó durante unos minutos. La visita fue totalmente inesperada ya que normalmente estos cetáceos no suelen internarse tanto en los fiordos.

2012-06-13 15.34.21

Grupo de fulmares boreales alimentándose del detritus que salía por un colector en un puerto pesquero.

2012-06-13 15.37.30-2

El eider común es también un ave común por toda la costa de la isla.

DSCN1027

Llamativos farallones de basalto en una de las múltiples islas que salpican los fiordos.

IMG_7938

Los frailecillos atlánticos son uno de los símbolos del país. Algunos grupos vuelan aquí y allá mientras hacemos la visita en barco.

IMG_7956

IMG_7804

Nido de cormorán moñudo con pollo. Las paredes de roca blancas de excrementos depositados a lo largo de décadas y décadas de actividad reproductora en este lugar.

IMG_7859

El rorcual aliblanco que vimos dentro del fiordo, un lugar raro para encontrarlo tal y como nos explicaron los tripulantes de nuestro barco.

DSCN1036

Estas aguas son increíblemente ricas en alimento y para demostrarlo desde el barco se lanzó una red que extrajo una gran cantidad de bivalvos, estrellas de mar y erizos.

IMG_7982

Un fulmar nos acompaña por estribor.

IMG_8016

Pigargos europeos en su nido en uno de los islotes del fiordo.

Estuvimos alojados en el hotel Edda de Laugar, situado en un remoto vallecito al norte de la zona. Su privilegiado entorno alberga una rica avifauna destacando varias parejas reproductoras de chorlito dorado (Pluvialis apricaria) y varias parejas de lagópodo alpino (Lagopus muta) que incluso se pasean por los jardines del hotel.

IMG_8075

Macho de lagópodo alpino de la subespecie islandorum, bastante confiado.

IMG_8119

La hembra no andaba muy lejos, descansando sobre una piedra.

IMG_8196

Cerca del hotel una agachada hace vuelos nupciales sobre una ciénaga. Sus rectrices externas producen el característico sonido vibrante.

Lago Myvatn

Este lago es posiblemente uno de los destinos ornitológicos más conocidos de Islandia y, de hecho, coincidimos allí con otros pajareros extranjeros que estaban visitando la zona. Un sustrato volcánico reciente (fruto de una erupción hace 6.000 años y otra hace sólo 300) enmarca esta laguna de 37 km² de extensión. En el entorno numerosas charcas y torrentes que discurren entre rocas con llamativas formaciones y en las que habitan patos arlequines (Histrionicus histrionicus), patos havelda (Clangula hyemalis), serretas grandes (Mergus merganser) e incluso el porrón islándico (Bucephala islandica), otra de las ‘especialidades´ de Islandia. En el lago se ven anátidas por doquier, que además de las tres últimas especies mencionadas incluyen también porrón moñudo (Aythya fuligula), porrón bastardo (Aythya marila), serreta mediana (Mergus serrator) y negrón común (Melanitta nigra), además de otras aves como colimbo chico (Gavia stellata) o Falaropo picofino (Phalaropus lobatus). Éste resulta también un buen lugar para buscar al mítico halcón gerifalte (Falco rusticolus), del cual vimos varios ejemplares, uno de ellos cazando. En los campos de lava de Dimmuborgir encontramos una hembra que se dejó ver durante largos minutos posada a unos 60 metros de nosotros.

IMG_8300

Pareja de patos havelda, una de las especies más bonitas que hay en este lugar.

IMG_8305

IMG_8312

IMG_8265

Otra especie que no hay que perderse en este viaje es el porrón islándico, casi exclusivo de Islandia. No vimos muchos, pero si se dejaron ver muy bien.

IMG_8271

IMG_8326

El zampullín cuellirrojo, con su espectacular librea nupcial, es otra especie presente en este lago en buenos números.

IMG_8329

Serretas medianas en Myvatn.

IMG_8362

El colimbo chico es otra especie que puede verse con facilidad.

IMG_8334

Momento en el que nos sobrevuelan un ave que andábamos buscando con ahínco: ¡un halcón gerifalte!

IMG_8368

Campos de lava cercanos a Myvatn, donde encontramos a nuestro buscado halcón.

DSCN1092

Aunque la foto no es gran cosa (está hecha a través del telescopio de forma manual) aquí apreciamos la magnífica hembra de halcón gerifalte que se dejó ver tranquilamente.

También visitamos el bosquecillo de Höfdi poblado por abedules, serbales y abetos de escaso porte (un máximo de 10 metros de altura) en el cuál pudimos observar a la subespecie islandesa de chochín europeo (Troglodytes troglodytes islandica), notablemente mayor y más grisáceo que la continental. Curiosamente esta ave prefiere moverse por las copas de los árboles para buscar alimento y lanzar su canto (un poco más fino y agudo que el del continental) en vez de por el sotobosque y las zonas más bajas, por lo que al principio nos costó un poco dar con él.

Husavik

Es un pequeño puerto pesquero al noreste del país situado en la orilla oriental de la amplia bahía de Skjálfandi. Desde aquí se hacen numerosas excursiones para el avistamiento de ballenas. Hay varias empresas en el pueblo que se dedican a este menester que es una de las mayores fuentes de ingresos del lugar. El día 16 de junio abordamos el pequeño buque Sílvia, de la empresa Gentle Giants, que nos llevó hasta el otro extremo de la ensenada, lugar especialmente bueno para el avistamiento de cetáceos debido a la gran profundidad y a la presencia de los acantilados que caen en picado descargando además el agua de varias cascadas en la orilla. Después de una navegación de algo más de media hora en la que nos rodean fulmares boreales (Fulmarus glacialis) y abundantes frailecillos atlánticos (Fratercula arctica), además de algún que otro págalo grande (Stercorarius skua), llegamos a unas 2 millas de la costa acantilada e inmediatamente localizamos un soplido vertical de varios metros de altura. Poco después otro más y se confirma la identidad del leviatán… una ballena azul o rorcual boreal (Balaenoptera musculus), el ser vivo más grande que jamás haya existido sobre la faz de nuestro planeta. Por si ello no fuera suficiente aún vimos otros dos ejemplares, alguno de los cuales emergió a solo 30 metros de nuestra embarcación para deleite de todos los presentes. Esta proximidad nos permitió oír perfectamente el resoplido al lanzar su chorro de agua y a percibir el color gris azulado de su lomo y su pequeña aleta dorsal que son su mejor rasgo diagnóstico para identificarlas. Por lo que nos cuenta la guía esta especie sólo puede hallarse en estas aguas en mayo y junio, a las cuáles acude a alimentarse, acto que realizaban estos ejemplares cuando los vimos. Posteriormente nadan a mares del sur para sus quehaceres reproductivos. Normalmente las especies más frecuentes en este lugar son el rorcual aliblanco (Balaenoptera acutorostrata), la ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) y el delfín de hocico blanco (Lagenorhynchus albirostris), mientras que la ballena azul solo suele ser avistada en un 5% de las excursiones, por lo que podemos considerar que tuvimos bastante suerte. La jornada terminó visitando las cercanas marismas de Lón en donde pudimos ver bastantes ansares piquicortos (Anser brachyrhynchus), patos havelda (Clangula hyemalis), charranes árticos (Sterna paradisaea) y algunos limícolas como el omnipresente archibebe común (Tringa totanus), el ostrero euroasiático (Haematopus ostralegus), el chorlitejo grande (Charadrius hiaticula), la aguja colinegra (Limosa limosa), el correlimos común (Calidris alpina) y algún que otro correlimos oscuro (Calidris marítima) y correlimos tridáctilo (Calidris alba).

DSCN1114

A bordo del Sylvia al iniciar la excursión en busca de cetáceos.

DSCN1115

El amplio fiordo de Húsavik es la meca para observar cetáceos en Islandia. Con muy buen día nos aventuramos en busca de estos magníficos animales.

IMG_7714

Una gaviota sombría que nos acompañó durante algún momento.

2012-06-16 12.54.05-2

Lo primero que vimos fueron algunos soplidos a lo lejos… ¡ballenas azules! El corazón encogido de la emoción.

2012-06-16 12.54.09-1

Aquí se aprecia perfectamente el por qué este gigante se apellida “azul”.

2012-06-16 13.20.12-1

La mínima aleta dorsal es característica de esta especie.

No quería terminar sin mencionar algunas especies no nombradas aún que resultan características en Islandia, tales como los cisnes cantores (Cygnus cygnus), algunos ya con pollos, los ansares comunes (Anser anser), los págalos parásitos (Stercorarius parasiticus), que aparecen en un rango muy amplio de hábitats, o los paseriformes, que son escasos tanto en número como en especies, siendo los más abundantes el bisbita pratense (Anthus pratensis) y el zorzal alirrojo (Turdus iliacus), seguido probablemente por la lavandera blanca (Motacilla alba) y el pardillo norteño (Carduelis flammea). En total se completó una lista de 70 especies de aves (se ofrece completa a continuación), cosa que a primera vista parece un tanto exigua, pero que para este país está bastante bien.

2012-06-16 09.58.30

Dos colimbos grandes en plumaje nupcial en un lago del interior.

Hay que decir también que muchas de las aves se muestran bastante confiadas ante la presencia humana, lo que permite acercamientos considerables, si bien lo correcto es dejar que san ellas las que se aproximen al observador, cosa que ocurre con frecuencia, para no alterar su comportamiento. Los islandeses son muy celosos de sus aves, sobre todo en época reproductora, y resulta frecuente encontrar zonas restringidas al paso o lugareños que velan por las aves de su comarca vigilando de cerca a los pajareros.

DSCN1136

Este rudimentario cartel, seguramente preparado e instalado por los vecinos de la zona, nos advierte de la conveniencia de no acceder a una zona sensible en época de cría.

Resultó muy revelador muchas de las especies invernantes en el centro y sur de Europa en plena época reproductora, con sus libreas nupciales, muchas de ellas espléndidamente coloridas, y comportándose de forma totalmente diferente a como estaba acostumbrado a verlas. Estas aves afrontan a finales de verano un viaje de miles de kilómetros que incluye atravesar grandes extensiones de agua sobre el mar, con apenas posibilidades para detenerse y descansar; ser consciente de dicha dificultad gracias a este viaje me hace maravillarme aún más con estos seres. En el avión de regreso hago en apenas 3 horas un vuelo que cruza durante un buen rato una superficie de mar aparentemente inacabable; estos pajarillos tardan sólo unos días en realizar, pero un gran esfuerzo que suele costearse con la vida de muchos ellos. Conocer y percibir de esta forma este hecho no hace sino fomentar mi respeto y admiración por ellos.

Recomendación bibliográfica: Icelandic Bird Guide, de Jóhann Óli Hilmarsson. Publicado por Mál Og Menning. Es una guía fotográfica de todas las especies de aves de Islandia, con muy buena información sobre estatus, fenología y distribución. Un buen complemento para la guía de identificación. En inglés.

Advertisements

The Big Year 2013: El retorno del Jedi

27 diciembre

Quedan 4 días

Seguramente os acordéis del Caballero Yeray, hablé de él en la entrada sobre mi viaje a Tarifa (véase aquí). Pues bien, me comunica que está de visita navideña por Gipuzkoa, así que planeamos una visita a Txingudi. No es que tenga pensado que pueda encontrar especies nuevas ¿o si? Posiblemente os acordéis también de cómo en noviembre traté de localizar, sin éxito, una gaviota de Delaware que estaba asentada en la bahía (véase aquí); al parecer ha vuelto a ser vista recientemente, así que sin duda alguna, éste será nuestro objetivo. Y esta vez cuento con una gran ventaja… ¡la Fuerza! perfectamente controlada por el maestro.

Sin dudarlo nos dirigimos primeramente hacia el Paseo del Butrón de Hondarribia, lugar del gusto de nuestra gaviota. Enseguida percibimos la presencia de un buen grupo de gaviotas cercanas al paseo, la mayoría concentradas junto a la salida de una alcantarilla en busca de alimento. Hay gaviotas reidoras, gaviotas cabecinegras, gaviotas sombrías, gaviotas patiamarillas y algún que otro gavión atlántico. Miramos detenidamente una por una y al poco ¡chan! … la gaviota de Delaware. Estoy convencido de que Yeray se concentró con gran atención convocando a la Fuerza para poder dar con el ave.

BigYear153

Como las reglas del maratón no dicen nada sobre si pueden utilizarse poderes sobrenaturales yo he continuado aprovechandome de esta circunstancia…

311. Larus delawarensis

Con la tarea hecha el resto de la mañana nos dedicamos a pajarear tranquilamente por el puerto de Hondarribia, el cabo Higer y Plaiaundi, pasando un muy buen rato, aunque sin hallar especies nuevas para la lista.

BigYear154

The Big Year 2013: Por el lejano oeste

29 noviembre – 3 diciembre

Quedan 28 días

Puente de diciembre y viaje rápido al oeste del Cantábrico con el fin de tratar de llegar a las 300 especies en mi lista. Aprovecho además para visitar a unos buenos amigos que hace tiempo no veo y viven en los confines de Asturies, y a quienes debo agradecer su amable hospitalidad.

29 noviembre

Después de dormir en Isla visitamos Santoña, lugar de peregrinación ornitológica para cualquier pajarero, y lugar que promete buenas posibilidades. No tengo muy claro lo que puedo hallar en el lugar, pero algo me dice que puedo encontrar alguna sorpresa. Y la verdad es que la cosa no puede empezar mejor, pues ya en la primera parada, entre ánades frisos, zarapitos reales y muchos más consigo dar con tres eideres comunes y un zampullín cuellirrojo, dos especies que hasta ahora no había visto y que no siempre son fáciles de encontrar.

295. Somateria mollissima

296. Podiceps auritus

De ahí rumbo a Cabo Ajo, lugar en el que yo nunca antes estuve. Me han informado de que es buen lugar para dar con el bisbita de Richard, pero no tengo información detallada sobre el lugar exacto y la estrategia a seguir para encontrarlo, con lo que resulta ser un fracaso. Y es que además nunca antes vi esta especie, por lo que tengo especial interés en encontrarla. Bueno, al regreso hacia Navarra se vuelve a pasr por aquí, con lo que puede haber más oportunidades, y esta vez trataré de informarme mejor.

Parada a comer en Gijón… y pregunta: ¿Habrá alguna gaviota de Delaware en el Parque de Isabel la Católica? Probemos. No, no la hay, pero si hay, entre los gansos, ocas y patos domésticos, un ¡ansar piquicorto! (del que había oído hablar ya y no me acordaba. Y además doy con tres cotorras de Kramer que vuelan chillando por los árboles más altos. Así que sumo otras dos totalmente inesperadas:

297. Anser brachyrhynchus

298. Psittacula krameri

Una vuelta por el paseo marítimo revelan algunos alcas, gaviotas sombrías, gaviones, etc, pero ninguna gaviota excepcional.

Por la noche ya en Prelo en casa de mis amigos, me informan de que cárabos y lechuzas son abundantes en su área y que a menudo cantan junto a su casa, así que crecen en mi las esperanzas de poder añadirlos ese mismo día. Pero a pesar de mi salida nocturna no oigo ni mu…

BigYear131

BigYear132

1 diciembre

Salida hacia la ría de Eo, me han hablado de un colimbo ártico y unos correlimos culiblancos. Solo una vez antes había estado en Eo, y no me acuerdo muy bien de sus características, pero si que es un lugar bastante grande. Al final la estrategia consiste en seguir la carretera de un lado y de otro tratando de parar en los lugares que tienen algo de visibilidad sobre la ría. Se ve mucho pato, limícola y hasta un águila pescadora devorando un pez, pero ninguna novedad. Rumbo a Castropol, donde he sabido que se suele ver el colimbo, puedo verlo al poco de detenerme junto a la orilla. El bicho está lejos con ganas, pero consigo estudiarlo detenidamente a pesar de sus constantes zambullidas y percibir sin margen de error sus características diagnósticas.

299. Gavia arctica 

De los correlimos culiblancos, que estaban hasta hace pocos días en una playa cercana, ni rastro. En fin… no todo va a ser un éxito rotundo.

BigYear134Esa misma noche vuelvo a salir en busca de cárabos y lechuzas, y me recibe el perro de los vecinos. Ningún estrígido. Por la mañana siguiente uno de mis amigos me cuenta que los cárabos casi no le han dejado dormir, que han estado armando bulla buena parte de la noche… yo, ni me he enterado.

BigYear133

3 diciembre

Viaje de regreso y esta vez si, con buena información sobre cómo localizar al bisbita de Richard. El día es soleado y tranquilo, así que resulta un placer el paseo. Y ahora ¡si! Al poco de iniciar el paseo suena un característico ‘chip’, y un bisbisa enorme sale volando. Aun pude dar con un par más ¡objetivo cumplido! y además llego a las 300 especies ¡con un bimbo! Ha quedado redondo…

300. Anthus richardi

Aú hay una parada más en Castro Urdiales, donde hay opciones de encontrar al correlimos oscuro. Este limícola (que debería llamarse roquícola, porque yo jamás lo vi andar por los limos) suele verse en Txingudi y Donosti, pero en los últimos años no está resultando muy fácil, y a pesar de mis intentos este otoño aún no he tenido suerte. Un largo paseo por el puerto y la playa hace que de con una gaviota argéntea de 2º invierno, y en unas pequeñas rocas repletas de gaviotas reidoras, cormoranes moñudos y vuelvepiedras entreveo un correlimos oscuro, que rápidamente se escabulle y desaparece… pero lo he visto.

301. Larus argentatus

302. Calidris maritima

Regreso plenamente satisfecho con un balance de ocho especies nuevas añadidas a la lista, más de lo que esperaba. He rebasado las 300 especies y aún quedan 28 días para acabar el año ¿a cuánto podré llegar?

BigYear135

 

The Big Year 2013: Buscando una americana encontré un asiático

20 noviembre

Quedan 41 días

Vuelvo una vez más a Txingudi pues me han hablado de una gaviota de Delaware que se está viendo por esta zona. Esta es una gaviota norteamericana que aparece rara vez en nuestras costas, de hecho, hasta no hace muchos años estaba considerada como ‘rareza’ en nuestro país.

Decido pasar por el puerto de Hondarribia, donde ya se ha visto en alguna ocasión, pero ciertamente hay muy pocas aves hoy aquí, y de las gaviotas sólo unas pocas decenas de gaviotas patiamarillas y un par de gaviones atlánticos son los que están presentes. Por si acaso me acerco al cabo Higer y, aunque aquí lo más probable es que no dé con la gaviota americana, si puedo ver si se mueve algo de paso de marinas que pueden acarrear alguna sorpresa… y así es, aunque no hay un paso muy fuerte la sorpresa cae con 4 colimbos chicos volando hacia el oeste, uno sólo y otros tres juntos. Puedo decir que nunca he visto tantos juntos. No obstante es una especie que ya la había detectado el pasado invierno, por lo que no la puedo sumar como nueva.

Después de 40 minutos en Higer bajo hacia Plaiaundi, donde siempre hay una buena variedad de especies. Escaneo atentamente los grupos de gaviotas, pero las especies que encuentro son las normales aquí en estas fechas: patiamarillas, sombrías, reidoras y algún gavión más. Como parece que las gaviotas no están dando sus frutos me dedico a pasear por los caminos observando los pequeños pájaros. En un área en concreto empozo a observar varios mosquiteros y, sabiendo que en las últimas fechas se están viendo algunas especies infrecuentes presto atención a cada ejemplar que sale a mi paso. En un momento dado, cuando un mirlo está llamando mi atención con su algarabía, veo que hay un pequeño mosquitero moviéndose por unos arbustos cerca de mi. Lo enfoco y entonces veo que tiene una larga ceja blanca y dos barras alares: ¡un mosquitero bilistado! Rápidamente se va moviendo entre las ramitas y unos carrizos mientras el dichoso mirlo sigue armando bulla, pero mi atención ha cambiado de objetivo. Puedo ver al mosquitero bien durante unos instantes para retener en mi mente una serie de detalles diagnósticos para su identificación, y seguidamente desaparece entre la espesura. Estoy un buen rato esperando a que aparezca de nuevo, pero sin suerte. Me tengo que marchar y eso es lo que hago, no sin antes notificar al personal del parque de mi observación.

294. Phylloscopus inornatus

BigYear129

Y así, aunque no cumplo el objetivo marcado me marcho con premio inesperado, y un premio nada malo. Queda tiempo para volver a ver si está por aquí la gaviota de Delaware.

BigYear130

The Big Year 2013: Un payaso marino

3 noviembre

Quedan 58 días

El aspecto que presenta hoy el mar es más atractivo que el de ayer, el temporal ha arreciado y promete más aves que ayer. Mucha gente no entiende que a los pajareros nos guste tanto salir al campo cuando hace un tiempo tan desapacible, pero si sintieran la misma satisfacción que nosotros al ver los premios que trae no pensarían igual. Además, en las tormentas y temporales hay algo eléctrico, energético que, por lo menos a mi, me carga las pilas… es como si los fuertes vientos se llevaran lejos las preocupaciones del día a día y renovara mi espíritu.

La preceptiva parada en el puerto de Hondarribia revela un págalo pomarino volando cerca de la costa ¿Puede ser síntoma de un día de seawatching tan fascinante como el 29 de octubre? Aquel día hubo un fuerte paso de alcatraces atlánticos, pardelas baleares, negrones comunes, diversas especies de gaviotas… pero lo que verdaderamente destacó sobre la normalidad fueron los 53 págalos grandes, 10 págalos pomarinos, 2 págalos parásitos y 3 págalos raberos: ¡el póker de págalos! Sé que en otros cabos del Cantábrico esto no sería tan excepcional, pero hay que recordar que Higer se encuentra en el último rincón del Golfo de Bizkaia que se evita en buena parte por las rutas migratorias ya que éstas acortan por alta mar. De hecho, que yo sepa esta es la primera vez que se registran las cuatro especies de págalos en una misma jornada de observación.

BigYear127Permanezco durante una hora en el cabo; el paso es bueno, con unos 300 alcatraces/hora y hasta 35 págalos grandes y 4 pomarinos. Pasan también pardelas sombrías y baleares, algunas gaviotas tridáctilas y enanas, entre otros. Pero dedico una especial atención a los álcidos, ya que hasta ahora sólo he sumado alca y arao. Y mi esfuerzo tiene premio: cuento hasta ¡8 frailecillos!

293. Fratercula arctica

Esta ave marina siembra simpatías por su peculiar aspecto, con ese pico tan colorido que podría recordarnos al maquillaje de un payaso. En invierno presentan unas tonalidades más discretas, que es lo que yo aprecio hoy a pesar de la distancia.

Después el invierno se reveló muy duro con estas aves, muchas murieron por los fuertes temporales que se han ido sucediendo entre diciembre y febrero.

BigYear128

Recuerdo que de crío tenía un libro de fauna marina y mi ave favorita era, sin duda, el frailecillo atlántico.

The Big Year 2013: Pelágicas

5 octubre

Quedan 88 días

BigYear111

El ínclito Gorka Ocio… si no dice “txabalote” cada cinco minutos entonces no es el auténtico.

Hoy es un gran día, mi amigo Gorka Ocio me ha invitado a una de las salidas en barco de Verballenas.com, navegando desde el puerto bizkaino de Santurtzi por el Mar Cantábrico en busca de cetáceos y aves marinas. Después de una noche con más alcohol del recomendado y menos horas de sueño de las razonables (sobre todo para lo que se viene encima) nos embarcamos bien temprano y salimos de puerto con las primeras luces del día. El mar no está muy picado, lo que contribuye a una rápida recuperación por mi parte… nunca me he mareado en el mar, pero también hay que decir que nunca antes me he embarcado en estas condiciones. No obstante un pinto de tortilla, un té, el aire fresco y las enormes ganas de vivir esta experiencia pueden a cualquier malestar que pudiera provocar un naufragio en las bodegas del yate o asomándome por la borda de atrás.

BigYear112

Navegamos en dirección nor-noreste con bastante buena mar y algún que otro chaparrón, aunque la pericia del patrón permite ir evitándolos en buena medida. No vemos muchas aves, pero afortunadamente las vemos de muchas especies, lo que me ayuda a sumar más especies de las esperadas…

278. Sterna paradisaea

279. Puffinus griseus

280. Stercorarius pomarinus

281. Stercorarius longicaudus

282. Oceanodroma leucorhoa

283. Stercorarius parasiticus

284. Phalaropus fulicarius

¡Hasta 7!

Particularmente emocionante resulta un momento en el que nos acercamos a unos arrastreros que estaban rodeados de aves: gaviotas patiamarillas, gaviotas sombrías, alcatraces atlánticos, pardelas baleares, págalos pomarinos, págalos parásitos y hasta algún págalo rabero (de esta especie vemos hasta 3 ejemplares).

BigYear113

Esto no es todo, porque además de estas aves vemos delfines, calderones y hasta los míticos zifios de Cuvier… así que el día, de hasta 10 horas de barco, es de lo más fructífero. Eskerrik asko Gorka…

The Big Year 2013: Temporal en la costa

6 febrero
Quedan 328 días

¡Hoy si! Hoy anuncian temporal en la costa: vientos del noroeste de más de 100 km/h y olas de hasta 8 metros. Sin pensarlo mucho decido marcharme a Txingudi con la esperanza de que este tiempo haya arrastrado a algunas aves hasta la costa. Durante el viaje la nieve, la lluvia y el viento me acompañan zarandeando mi coche, así que preveo un buen día para mis intereses.

Serreta mediana fotografiada mientras el temporal no me lo ponía nada facil (iPhonescoping).

Según llego y entro por Irun ya se perciben los efectos del temporal, hay un buen número de gaviotas en zonas muy interiores del estuario, es un buen presagio. Hago mi primera parada en el puerto de Hondarribia, donde apenas puedo salir del coche por el fuerte viento. En un lugar protegido me pongo a mirar hacia la bahía y enseguida descubro una serreta mediana y un buen grupo mixto de gaviotas con cabecinegras, sombrías y un jóven de tridáctila.

138. Mergus serrator
139. Rissa tridactyla

Tratando de mantener mi posición a pesar del viento, la lluvia y el granizo.

Desde este lugar se adivina un mar salvaje con olas impresionantes y muy encrespadas, así que, siguiendo mi ruta habitual, sigo hacia el cabo Higer. El viento es considerable, demasiado fuerte como para colocar el telescopio. Mirando con binoculares adivino muchas aves marinas volando a ras de agua, con lo que me decido a buscar un parapeto que me permita hacer algo de observación. Hace décadas, cuando veníamos a hacer seabirdwatching a Higer, solíamos aprovechar las ruinas de la discoteca que había en este lugar para refugiarnos y la verdad es que era un lugar perfecto para realizar esta actividad, ya que tenía una larga terraza cubierta abierta al mar en la que se estaba a salvo de viento y lluvia. Estas ruinas desaparecieron, con lo que hoy en día la situación para esta actividad es bastante desfavorable cuando el tiempo es tan adverso. Finalmente me acomodo detrás de los restos de un murete que me protegen del viento y permiten observan una porción del mar. Desde aquí voy viendo numerosas aves marinas que luchan contra el viento o que se balancean entre ola y ola: alcatraces atlánticos, alcas, araos, gaviotas tridáctilas, gaviotas cabecinegras, gaviotas sombrías, algún que otro págalo grande, gaviota enana, pardela cenicienta y pardela balear. Pero sin duda la mayor sorpresa la constituyó un joven de gaviota de Sabine que pude observar durante breves instantes entre el oleaje.

140. Uria aalge
141. Calonectris diomedea
142. Hydrocoloeus minutus
143. Puffinus mauretanicus
144. Stercorarius skua
145. Xema sabini

Algunas de las especies observadas desde el cabo Higer: 1. gaviota cabecinegra, 2. gaviota enana, 3. gaviota de Sabine, 4. pardela cenicienta, 5. gaviota tridactyla, 6. pardela balear, 7. alcatraz atlántico, 8. cormorán moñudo (este iba en el otro sentido), 9. arao común, 10. alca común, 11. págalo grande.

Estuve aproximadamente en este lugar una hora, hasta que los chaparrones y granizadas comenzaron a ser más frecuentes y no dejaban espacio para la observación. Me marché entonces a Plaiaundi llegando en el momento que iba bajando la marea y las aves comenzaban a movilizarse en busca de los limos al descubierto. Destacar las grandes concentraciones de gaviotas, especialmente de gaviota cabecinegra, que supone varios cientos de aves, y también a la presencia de una ¡barnacla carinegra!. Voy prestando atención a todas ellas aunque no encuentro nada excepcional. Limícolas, colimbos y zampullines pueblan también esta zona, con lo que amenizan el rato.

146. Branta bernicla

Antes de marcharme aún miro brevemente en la laguna de San Lorentzo, con alguna sorpresa…

147. Platalea leucorodia

Pensándolo después me di cuenta de que la gaviota de Sabine llevaba quizás 20 años sin verla. La sorpresa por dar con ella y esta circunstancia que comento la hicieron merecedora de ser el “pájaro del día”.